22 de abril de 2016

Serie Mujeres que aman demasiado

Libros y rosas



Mañana es un día especial.
Mañana es el día en que se obsequia amor en forma de rosas y libros.
Mañana no te regalaré mis letras.
Mañana ya no es para nosotros.


En los últimos años me gustaba dedicarte mis versos, no los de otros, los míos. Esos que decías que te gustaban casi tanto como yo. Inventaba, recreaba, soñaba para ti con todo el amor que me inspirabas. Me sonreía pensando en tu cara mientras los leyeses, imaginar qué sentimientos y emociones se despertarían y no te engaño, se me quedaba una cara de bobalicona enamorada, cuando recibía ese «gracias, me ha encantado, te quiero.»

Te creí, me creí y me equivoqué. Te pensé sincero y enamorado. Te sentí autentico y nada lo fue. Una historia en la que me creí mis propias mentiras, nada era lo que parecía o todo lo era. Ya no sé qué pensar, afectaste también mi capacidad de raciocinio. Me pregunto cómo el amor consigue hacernos tan crédulos, obviar las evidencias y agarrarnos a la más pequeña chispa de esperanza que acostumbra a ir justo en la dirección que queremos. ¿Será que nos hace tontos?

Intento olvidarte, día tras día, como el reo que va tachando en su calendario esa condena eterna y pasan las jornadas pero no disminuye la añoranza.

Te echo de menos. Tu risa, tus palabras aun sabiéndolas falsas, tus besos y esas caricias que me hacían sentir la mujer más adorable de este mundo. Y esa vida que compartíamos a trompicones, en las que a ratos me dabas tu presencia y en otras me tocaban tus frecuentes ausencias. Y por más que sé que todo era mentira, no puedo dejar de recordarte.

Cada día, un nuevo intento. «Hoy no pensaré en ti, hoy no.» Pero en algún momento, mi mente se distrae y vuelve a aquello que le falta y le sigue doliendo. No quiero y caigo una y otra vez. Intento encontrar mis errores, ¿en qué fallé? ¿Por qué no me quisiste tanto como yo a ti? ¿Por qué no nos duró el amor? ¿Eso era amor?

A veces me regaño y me digo que fui impaciente, que podía querer por los dos, que te asusté con la intensidad de lo que sentía. Te disculpo y me castigo aunque ya no me engaño, por eso me alejé. Me dolía tu indiferencia, ese no saber cuándo me querrías, un día eras encantador y el siguiente el ser distante y frío al que no reconocía. De repente, mi presencia te ilusionaba, la disfrutabas y buscabas y al siguiente, te escapabas en mil tareas siempre más importantes que yo. Te agobiaban mis sentimientos, el miedo a querer demasiado, quizás a perder lo que tenías o simplemente a sentir o tal vez solo era un juego en el que únicamente tú conocías las reglas. Jugar a enamorar, la combinación de palabras ya es tan dolorosa como su efecto. ¿Jugaste conmigo? Tal vez sin darte cuenta o sí disfrutando de ese poder que te daban mis sentimientos. Me equivoqué al darte mi capacidad para estar bien, dependía de ti y hacerlo siempre es un error.

Aunque dolía, te perdonaba. Y volvían días de risas y sol donde nada parecía malo, donde tú estabas a todas horas pendiente de mí, me ilusionaba, olvidando que en unos días volverían las sombras y en aquel Dragón khan de sentimientos me perdía cada día un poco más. Un subir y bajar, elevarse y caer, mientras me desgastaba en lágrimas que erosionaban mi confianza en ti, en mí y en ese nosotros, si acaso existía.

Y dolía y te pedía y me dabas, cual cobarde, pequeñas porciones de algo parecido al amor para que siguiera enganchada, yo las atesoraba y recreaba como los niños cuando algo les gusta tanto que no quieren que se acabe...Y en lugar de ser sincero conmigo, jugabas a tenerme como hacen los gallinas, ilusionando a quién no se quiere, ¡eso hacías! Sé que te gustaba que estuviera en tu vida, el motivo sigo ignorándolo. ¿Era tu ego lo que yo cubría? ¿Te sentías bien con mi admiración y mi amor? ¿Qué parte de ti me necesitaba?

Me engañaste y me engañé. Las culpas a partes iguales, tan malo fuiste tú al alimentar mis ilusiones como yo al justificar tus decepciones. Tú y yo, yo y tú cuando ya no quedaba nada en uno de los dos, cuando las dudas se habían instalado y solo quedaba una decisión posible. Aun así, intentaba que entendieras lo que necesitaba, no era mucho, solo tu amor sin condiciones. No lo comprendías porque no querías saber. 

Por fin me dije basta, que eso que me dabas no era suficiente y me alejé, sí, con los sentimientos destrozados, con la autoestima por los suelos, con el convencimiento de que las cosas equivocadas pasan factura y con ganas de negar al amor. Y me fui e imagino que respiraste aliviado porque ya no te pediría lo que no querías darme. Una parte de mí aún se pregunta si signifiqué algo en tu vida, si me echas de menos. Duele, intensamente, imaginar la respuesta.

Aún no soy capaz de mirar mi presente con una sonrisa inmensa, pero estoy en ello. Voy echando de más lo que un día eché de menos.

Intento dejar de pensarte ni tan solo puedo odiarte porque, aunque quisiera, no podría. Eso sí, deseo que tu corazón, si lo tienes, se pregunte, se cuestione y duela. 

Mañana escribiré y no será para ti porque no lo mereces.

Aprendí que aunque el dolor no puedo evitarlo si depende de mí el cómo me afecta: no voy a recrearme en tu ausencia y sí en tu desaparición, la usaré para construirme de nuevo. Ahora sé que no hay nada ni nadie imprescindible, que lo que ayer conformó mi mundo, dejará de ser importante, que interesan los amores de hechos no de tus buenas palabras que no iban a ningún sitio, que se trataba de hacer y no hiciste. He conseguido olvidarme de lo qué dices y he aprendido a mirarte cómo lo que eres: un incapaz emocional.

..........................................................

Hoy puedo decir que soy feliz. Hoy no te necesito.

Hoy estaré firmando libros y dedicando amor a través de mis palabras a otros que lo quieren. He hecho realidad un sueño, hoy presento mi primer libro de poesía: El desamor. 
Y tú no estás y no te echaré de menos, para ti solo el olvido, todo lo que te di quedó en estos versos, mucho más de lo que merecías pero que ayudaste a crear.

Hoy ya no recuerdo ni quien eras. ¿Eras alguien? Hoy ya no existes, ya no sufro.
Image and video hosting by TinyPic
Imagen Detalle Un peu de R. Francine Van Hope

77 comentarios :

  1. El 23 de abril fue aprobado por la Unesco en 1995 como Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor. En Catalunya es el día de Sant Jordi, un día muy especial donde la tradición es intercambiar rosas y libros con aquellos a los que amas.
    Es un placer ver tantos libros en la calle, tantos autores, tantos posibles lectores y tantas rosas, algunas en las manos y otras esperando ser regaladas.

    Mi relato "Libros y rosas" no habla de amor, sino de desamor pero como motor para crear y superarse.

    Espero que os guste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conxita, que relato dios mio, cuantos y cuantas no nos veremos reflejados, la vida misma.

      EL PODER DE LOS SENTIMIENTOS, que verdad, ese poder que da poder al que no siente y por el que se siente es tremendo

      LAS AUSENCIAS, esa ambivalente forma de querer intentar olvidar, es verdad que sirve para valorar presencias, digo ambivalente porque esa valoración puede ser positiva o negativa, en el caso de tu relato la ausencia le provoca al personaje valorar una presencia dolorosa, y así le ayuda a aceptar la no presencia de quien amo y por quien no fue amada.

      Me gusto muchisimo amiga mia muchísimo.

      Ya que tengo un ratito un ratito y estoy visitando tu adorable e interesante casa, voy a darme un paseito por sus dependencias, siempre con tu permiso.

      Un sincero achuchón amiga.

      Eliminar
    2. Muchas gracias Carmen por leerlo.
      Mientras leía tu interesante entrada dedicada al día de los libros he recordado este relato de alguien que quiso demasiado a otro que no la merecía ni la supo valorar, una de esas mujeres que aman demasiado.

      Estoy contigo que ese dar poder a otro sobre los sentimientos es terrible, se secuestra a la persona, se depende de otro para estar bien y eso nunca es bueno.

      La protagonista sabe que tiene que olvidar, él no la ha querido pero ella a él mucho, negar ese amor también le hace daño porque ella pensó que él valía la pena, por eso se entregó y aunque sabía, intentaba disculpar como tantas y tantas veces se hace ante naufragios amorosos en toda regla, que se siguen negando aunque para todos menos para el afectado se ven muy claro.

      Las razones del corazón no acostumbran a ser muy lógicas, un amigo mio dice que dejarse guiar por al corazón es un craso error que nos lleva de cabeza a grandes decepciones, pero ¿se puede controlar al corazón?

      Muchas gracias por dedicarle tu tiempo a mis relatos, sabes que siempre eres muy bienvenida en este rinconcito.

      Un beso querida Carmen

      Eliminar
  2. Me ha encantado Conxita, que buena historia, esperanzadora absolutamente.
    Un beso enorme, me ha gustado mucho y feliz día del libro por adelantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marigem, me alegra que te haya gustado.
      La protagonista de mi historia se aplica el no dejar que el dolor la paralice, ni la detenga y lo usa para seguir hacía delante, en este caso para escribir aquellos poemas que le dedicaba. Es de las que cree que, incluso, en las peores tormentas, siempre aparece el sol y ella se dirige a buscarlo.

      Feliz día del libro también para ti y los tuyos, es una gran fiesta y os animo en alguna ocasión a venir a Barcelona en este día, hay mucha gente pero es sencillamente precioso, ver tantos libros y tantas rosas.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Seguramente el amor es de una intensidad parecida a lo eterno, mientras dura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lan, muchas gracias por leerlo.

      El amor como tu dices, es intenso mientras dura, por eso se trata de aprovechar los buenos momentos y disfrutarlos al máximo, porque eterno, eterno..hay pocas cosas.

      Feliz fin de semana

      Eliminar
  4. Qué texto tan precioso y creo que tan certero a la hora de describir el desamor, Conxita. No es una historia alegre, cómo podría serlo si cuenta un engaño de dolorosas proporciones, pero poco a poco en las letras se va instalando una ligera brisa de esperanza. La protagonista paulativamente se va recuperando y al final queda algo muy positivo de todo ese dolor y ese corazón herido: un libro de poemas que muchos leerán, muchos pero no aquel que lo originó y que no lo merece...

    Ainssss con qué facilidad transmites sentimientos y nos sumerges en la historia. Quedé atrapada en la primera frase y caminé junto a la protagonista hasta esa firma de libros :))

    Un abrazo enorme y feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia, que bonitas palabras las tuyas.

      Todo el desamor produce tristeza pero mi protagonista consigue aliarsela en su beneficio y que esa pérdida quede plasmada en sus poemas, eso le ayuda a reparar esa autoestima castigada y su corazón herido. Al menos, algo bueno salió de esa historia, otros lo leerán y sentirán, no el que la originó que no lo merece.

      Me alegra haber sido capaz de transmitir esos sentimientos.

      Un beso y que pases mañana un feliz día del libro

      Eliminar
  5. A la protagonista:
    Te enamoraste de quien creíste que era, pero te decepcionaste cuando viste lo que era en realidad. Pero como no hay mal que por bien no venga (aunque mucho dolió) del dolor hiciste un triunfo, de la adversidad tu crecimiento, del mal momento tu experiencia y en ella radica tu fuerza, porque hoy sabes que eres más grande que todos tus problemas.
    A la autora:
    Gracias por tan bonito momento de lectura, creaste una historia de distintos e intensos sabores. El amor, el desengaño, el dolor, la lucha interior, la madurez alcanzada, la moral recuperada y un final hermoso.
    En verdad, te quedó de lujo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Juan Carlos por tus preciosas palabras, me alegra haber sido capaz de crear esos matices en mi historia.

      La protagonista, como bien le dices, hizo del dolor su triunfo porque nadie merece un tiempo que no aprecia y en lugar de quedarse dando vueltas a su tristeza y soledad, sale adelante, porque nadie es imprescindible.

      Me alegra que te haya gustado.

      Feliz día del libro.

      Eliminar
  6. Según leía tu fantástico relato me imaginaba, en lugar de una enamorada decepcionada, a una drogodependiente hablándole a su droga. Creo que algunos amores son tan destructivos y hacen a alguno de sus componentes tan dependientes del otro que se vuelven tóxicos y destruyen al que lo fía todo en esa relación.
    Tu protagonista, al menos, es consciente de ese daño y decide reconducir su vida, aunque esa rehabilitación sea también dolorosa, pero beneficiosa al fin y al cabo.
    Genial manera de celebrar el día del libro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kirke, qué buena comparación. Es realmente así, la persona a la que se ama se convierte en imprescindible, en el centro de la vida, se le otorga el poder de sentirse bien o mal en función de que esté presente, como la droga para un adicto. Eso no es bueno para nadie.

      Mi protagonista consigue darse cuenta de que eso no es lo que quiere y a pesar del dolor, consigue recuperarse.
      Espero que no vuelva a cometer el error de dar el poder de sentirse bien a otro, tiene que estar en ella misma, espero que esa lección la haya aprendido.

      Muchísimas gracias por tus palabras.

      Un beso y feliz día del libro.


      Eliminar
  7. Qué hermoso y triste relato. Esas parejas en la que uno lo pone todo, sobre todo entrega y aguante y otro sólo pone egoísmo y abuso serían patéticas si no fuera por el sufrimiento atroz del primero. Tienes razón en que tan culpable es uno como otro, pero el que sufre tanto merece que la relación sea considerada algo más que patética. Yo viví una en una persona muy cercana a mí. Duró nueve años y finalmente, me alegro de haber sido yo quien le abrió los ojos y consiguió que cortara.
    Muchas gracias por un relato que me ha tocado la fibra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa por tus palabras y me alegra que te haya gustado el relato.

      Es cierto que cuando uno está inmerso en una relación tan triste como la de la protagonista no se da cuenta, todo se justifica y se disculpa, los detalles normales se hacen muy grandes y parece que lo tapan todo, porque la persona no quiere verlo, hasta que no abren los ojos por ella misma (difícil) o por otras personas como en tu caso, no consiguen decidirse a decir basta, es bueno tener personas cerca que te quieran y ayuden a dar el paso.

      Siempre sufre el que quiere más, el otro ni se entera. Lo importante es quererse sobre todo uno mismo, entonces se puede decir basta a esos amores mediocres y egoístas.

      Un abrazo y feliz día del libro.

      Eliminar
  8. Hola Conxita,
    excelente relato. Has puesto en palabras lo que yo he sentido unas cuantas veces. Y la pregunta "¿en qué fallé?" me la hice en muchas ocasiones. Pero lo importante es no martirizarse con estos desamores y/o decepciones. La vida sigue y hay que continuar el camino.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Erika,
      Supongo que es habitual ese preguntarse el por qué, en qué uno se ha equivocado, eso identifica a la persona sensible que quiere lo mejor para ella y para el otro, el problema es quedarse anclado en ese estado, en castigarse por lo que no ha sido, eso es destructivo.
      Está bien mirar atrás y decir "pues hasta aquí hemos llegado", aunque haya sido equivocado o no, se ha vivido pero no va a condicionar el futuro.

      Como tú dices la vida sigue y hay que continuar el camino, y lo mejor, siempre está por llegar.

      Feliz fin de semana

      Eliminar
  9. En el amor como en otras tantas cosas, la perfección no existe.
    Cuando nos dicen que el amor es ciego hay que creerlo a rajatabla, no nos deja ver más allá;nuestra realidad y todo nuestro mundo es el que tenemos idealizado en la pareja, que por lo general es otro ser humano muy limitado por la naturaleza y con muchas fallas.Ni más ni menos que nosotros.
    He aprendido que no hay que basar nuestra felicidad en una persona o cosa, porque siempre terminaremos decepcionados. somos los que somos y nosotros mismos nos sentimos incapaces de dar todo lo que se nos pide o espera de nosotros. Con lo cual, y como arrieritos somos, mejor no tener muchas expectativas sobre nuestros amores, y nos iría mejor si no forzáramos las circunstancias dejando que la vida fluya a nuestro lado, intentando disfrutar de lo que nos venga bueno y aprender lecciones de lo malo.
    Pero nunca dejar de enamorarnos.
    Besos
    Te mando un privado .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco,
      Estoy de acuerdo con ese creer en que la perfección no existe, totalmente de acuerdo y quien crea que existe, pues va acabar teniendo una decepción y al final, las cosas perfectas también son muy aburridas. Las personas somos como somos, con luces y sombras y en el amor, por supuesto, también es así.

      Basar la felicidad en una persona te convierte en dependiente y cualquier dependencia es mala porque cuando el otro falta, uno se siente a medias.
      Es mejor quererse uno mismo y desde esa madurez aprender a amar a otros.

      Recupero un fragmento sobre el filósofo Blaise Pascal que decía que si no se ama demasiado no se ama lo suficiente. Amar profundamente es darse todo y es maravilloso si las dos personas lo entienden así, si no es así, ese amor no nos conviene y hay que alejarse.

      Y sí esperar siempre lo mejor, porque la vida con frecuencia nos sorprende y solo tenemos que saber aprovechar la oportunidad para ser felices.

      Besos y feliz sábado

      Eliminar
  10. ¿Quién podría leerte y no sentirse identificada? ...si existe, bendita sea!
    Duele... duele enfrentarse a la realidad, pero al final es el tipo de heridas que ayudan a crecer, a superarse. Los años me han enseñado, entre otras cosas, a no poner al otro en el centro de mi universo... no ponerme yo en situación de sólo ser un satélite en la vida del otro... creer en mí, amarme por sobre todas las cosas... y así no depender de la felicidad del que tengo delante, o a mi lado... Pero para aprender todo esto, he debido pasar por lo otro... y ha dolido.

    Aplaudo tus letras... más te leo, más me gusta haber llegado hasta aquí.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alma por tus palabras y bienvenida al blog.
      El amor y el desamor son algo que todos hemos sentido en algún momento de nuestras vidas, ha dolido intensamente y como dices nos ha ayudado a crecer, a madurar, a superarse.
      Estoy contigo en que no se debe poner a nadie en el centro de nuestro universo, no ser satélite de nadie...planetas iguales que se encuentran y disfrutan de su mutua compañía. Lástima que la sabiduría a veces duela aprenderla.

      Espero verte de nuevo por aquí y disfrutar de tus comentarios.

      Un saludo y feliz fin de semana

      Eliminar
  11. Lo mejor de tus relatos es que siempre dejan una puerta abierta a la esperanza. Tus personajes siempre encuentran el camino para superar las situaciones más tristes. Gracias. Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana,

      La puerta abierta es porque así la siento y quiero que mis protagonistas sepan que siempre hay esperanza, que las cosas malas no duran para siempre y que de ellas depende elegir y elegir bien. La felicidad la buscamos, la trabajamos y no nos tenemos que rendir ni siquiera en los momentos más bajos, siempre sale el sol.

      Un beso y feliz fin de semana

      Eliminar
  12. Plasmas perfectamente la complejidad del amor, del desamor. Me encanta el final, es la conclusión más sabia posible.
    Feliz día de San Jordi. Lo que no entendí es si eres tú la que va a estar firmando libros o si forma parte de la ficción. Enhorabuena en todo caso.
    BEsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Celia,
      Me alegra que te haya gustado.
      El amor, el desamor, los sentimientos...son difíciles de entender siempre y más cuando uno está implicado, pero la protagonista es lista, aprende a sacar partido de su tristeza y eleva un canto al desamor que consigue "curarla".

      Mi protagonista es la que firma libros jajaja, ya me gustaría a mí, no por su desamor, pero sí por haber publicado un libro.

      Un beso, feliz Sant Jordi y mejor fin de semana

      Eliminar
  13. El amor en sus múltiples caras da para escribir poemas, relatos e historias que nos toca el alma y el corazón.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Ilesin, el amor nos inspira miles de historias, aunque con frecuencia es el desamor el que más se acaba contando.

      Muchas gracias por tu visita y tu comentario.

      Un saludo

      Eliminar
  14. No sé si felicitarte más por haberlo superado o por lo bien que lo has contado. En cualquier caso, muchas felicidades Conxita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Macondo, al contrario que mi protagonista ni he publicado un libro ni escribo poemas, pero igual que a ella el amor y el desamor me inspiran historias que me gusta contar.
      Toda la serie de relatos de Mujeres que aman demasiado, con este son tres de momento, la narro en primera persona porque me parece que se transmite con más fuerza los sentimientos que puede sentir la protagonista.

      Me alegra que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  15. Al leer el titulo me quedé un poco ay, se parece bastante al que usé sin saber el tuyo.
    Pero a lo que voy, me parece un texto increible, esta mujer utiliza su dolor, su pesar, toda esa tristeza de forma tan positiva que de ella se reconstruye y renace cual ave fenix de sus cenizas.
    El desamor puede ser algo destructivo pero aquí demuestras que bien encauzado, con ansias de superación, de vivir y sobre todo sabiendo ser tu por encima de quien te haga daño puede ser un arma poderosa. Excelente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Mariola usamos títulos parecidos para contar sobre sentimientos y hacerlo en un día especial como es el del libro.
      El desamor no es algo que se elija, igual que el dolor pero sí la manera de vivirlo.
      La protagonista opta por sacar lo mejor de sí misma y recuperarse, aprende que nadie es imprescindible y que se necesita ella a sí misma, fuerte y queriéndose, para vivir lo mejor de la vida.

      Me alegra que te haya gustado, muchas gracias por leerlo y comentar.

      Un saludo

      Eliminar
  16. excelente manera de contar la decepción al descubrir que se ha entregado todo el amor a quién no lo valora como nos gustaría.

    queda abierta la puerta a que tu prota inicie una nueva etapa de su vida que contenga mas sonrisas que lágrimas.

    un texto que se hace leer de un tirón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guille.

      Tienes razón mi protagonista nos habla de la decepción de querer a alguien que no la merece, que no la sabe amar como ella necesita. Aprende con dolor, pero aprende que toca alejarse y que puede superarlo.

      Y sí, ella se da cuenta de que ha empezado una nueva etapa, y que ya es tiempo de que su sonrisa sea plena.

      Me alegra que se lea de un tirón.

      Un saludo de domingo

      Eliminar
  17. Hacía tiempo que no leía un relato de tu serie Mujeres que aman demasiado. Supongo que el día de Sant Jordi es el mejor momento para regalarnos un nuevo análisis de eso que tantos quebraderos de cabeza nos da: el Amor. Este soliloquio de la prota el día antes a escribir su libro, es muy bueno. Demuestra que no es necesario narrar una secuencia de acciones, basta con los pensamientos del narrador en un momento puntual de su vida para crear un buen relato. Pero eso no es fácil, no. Y aquí es donde se muestra tu talento.
    Has unido muy bien la literatura y el amor. Quizás es una historia triste, pero la verdad es que nuestra vida está llena de esos momentos, como de los más felices. Todos juntos son los que nos hacen personas, los que forman nuestra memoria y nuestra forma de ser. Lo has dejado claro al final, cuando la protagonista, sublimando esa experiencia amarga, declara que ese "desamor" es la causa de que ahora vea las cosas de forma diferente y, de alguna manera, la causa de su primer éxito, su primer libro.
    Como en el resto de relatos, nos introduces muy bien en la piel de las protagonistas y la narración se disfruta desde el principio, en esa conjunción de sensaciones diversas, dulces y amargas, que no son más que la propia vida. Te felicito Conxita
    Besos y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isidoro por tu comentario extenso y acertado y por esas bonitas palabras que me dedicas, gracias de corazón.
      El amor y el desamor son los grandes protagonistas de esta historia, uno no querido ni buscado pero el resultado de una relación desigual, que no lleva a ninguna parte, donde uno ama más que el otro y al final acaba siendo doloroso.

      Pero como bien dices, la protagonista hace de ese desamor su motor para superarlo, porque al final la vida se compone de muchos momentos buenos y menos buenos, disfrutar intensamente de los buenos y saber que los malos...pasarán, no recrearse en ellos y superarlos. Fácil de escribir y más difícil de hacer, pero se puede decir basta a esos amores incompletos.

      Un saludo y feliz semana

      Eliminar
  18. Este texto es como una catarsis, un flujo, drenaje y reciclaje de un río revoltoso de emociones. Experimenta muchas cosas al mismo tiempo: pena, añoranza, resignación, incluso, si se lee entre entre líneas, algo de agradecimiento. Es lo que pasa cuando te sacude el desamor: te desordena todos los esquemas.

    La protagonista está aclarando y limpiando su corazón, y para eso lo tiene que remover todo en su interior. Y duele ese proceso, pero al final purifica.

    Después, solo darle tiempo al tiempo. El tiempo siempre tiene la última palabra.

    Más saludos, conxita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien lo describes Julio David, es eso una catarsis de la protagonista para reinventarse, despedirse de todo lo que hubo, bueno y malo y pasar página, seguir avanzando sin mirar atrás.
      Y sí, hay un punto de agradecimiento porque a pesar de que él no lo merecía, ella lo ha amado intensamente, como se tiene que amar y es mejor amar aunque sea doloroso, que pasar por la vida de puntillas sin sentir todo eso, sin disfrutar, sin vivir, sin entregarse, haciéndolo todo a medias, engañando... como hace él.

      Y sí, tiempo al tiempo, porque al final el tiempo todo lo relativiza. Y lo mejor está por llegar.

      Gracias por tu visita.

      Un saludo y feliz semana

      Eliminar
  19. "Me engañaste y me engañé. Las culpas a partes iguales, tan malo fuiste tú al alimentar mis ilusiones como yo al justificar tus decepciones. Tú y yo, yo y tú cuando ya no quedaba nada en uno de los dos, cuando las dudas se habían instalado y solo quedaba una decisión posible". Vaya par de frases, me ha dejado KO tu texto de hoy. Buenísimo. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tizire, me alegra que te haya gustado, muchísimas gracias por esas bonitas palabras.

      Al final es eso, no queda nada entre ellos porque ambos son culpables, uno por no dar, la otra por disculpar, el amor tiene que ser equilibrado, cuando uno da y el otro solo recibe, toca alejarse de aquel que daña, porque si te causan dolor no te quieren, y no se puede justificar, hacerlo es engañarse.

      La protagonista se da cuenta y se aleja de ese amor destructivo, incompleto, egoísta para ella.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  20. Me engañaste y me engañe... Guau, que tristeza tan inmensa producen esas palabras...

    Menos mal que, al final, concedes un final feliz a tu protagonista

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ildefonso,
      Es que el desamor es triste, darse cuenta de que alguien no te quiere como uno lo ha querido es muy doloroso, ver qué has significado tan poco y que has estado justificando actitudes mezquinas, egoístas y desconsideradas porque amabas a esa persona eso duele, cuando se cae la venda de los ojos duele tanto el desamor como darse cuenta de que se ha permitido que aquello durara.

      Mi protagonista se da cuenta de que nadie es el centro del universo, que no se puede depender de nadie para ser feliz, mi protagonista se da cuenta de que quiere que la amen igual que ella ama y que ella se merece mucho más que él y a través de sus letras reconstruye su autoestima dañada y consigue ver la vida con una sonrisa de nuevo.

      Un saludito y feliz semana

      Eliminar
  21. Ríos de tinta y de lágrimas han corrido para expresar lo que es el desamor. Cada uno/a lo vive a su manera pero el denominador común es el sufrimiento, la nostalgia, los reproches...
    Cuando se ha amado intensamente resulta difícil odiar a quien tanto daño acabó haciéndole a tu corazón porque todavía lo/la recuerdas en los mejores momentos de vuestra relación.
    No se si el amor será ciego pero sí que nos pone un filtro de color de rosa ante nuestros ojos y nuestra mente.
    Lo importante es saber superarlo y volverse a enamorar. Hay muchas rosas y libros que esperan ser regalados.
    Un abrazo, Conxita, y espero que pasaran un feliz día de Sant Jordi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Josep Mª lo importante es superarlo y no cerrarse al amor, como bien dices hay muchos libros y rosas que esperan corazones enamorados.
      Mi protagonista se aleja, no porque no lo quiera sino porque él no es bueno para ella, no la sabe querer como ella necesita, no la valora ni la cuida como ella quiere de él.
      Y se aleja y en su decisión enamorada, está la sabiduría de que ella es mucho más importante que esa relación, que alguien que quiere a medias no ama de verdad, que una persona egoísta que quiere a ratos, mejor tenerla muy lejos de su vida.
      Yo creo que mi protagonista pasó un feliz día de Sant Jordi, hizo realidad un sueño y sobre todo se encontró con ella misma, segura y satisfecha, sabiendo que la vida la espera con una sonrisa.

      Un saludo y buena semana

      Eliminar
  22. Sí, Conxita, yo creo que el amor nos vuelve tontos, a mí por lo menos sí. Y, aún viéndome reflejada en tus letras, no hubiera sabido escribirlo tan bien como tú lo de que a veces asustamos al otro por la intensidad de lo que sentimos, y lo de que aún sintiendo un dolor intenso y agudo, no somos ni capaces de odiar ni, en muchos casos, capaces de decir "basta" (la protagonista de tu relato, sí, bien por ella).
    Si la mente se distrae y vuelve a aquéllo es porque el corazón sigue allí anclado. Me has recordado la frase "no me acuerdo de olvidarte", de la película "Memento".

    Te felicito por este extraordinario relato, por las profundas emociones que salen de tus letras.

    ¡Un beso, Conxita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chelo por tus dulces palabras.
      Alguien sabio me dijo que se tiene que poner un poco de racionalidad y de cerebro en las emociones para evitar esos amores que no llevan a ninguna parte, justo porque se ama desde la intensidad y el querer darlo todo, y si la otra parte no lo quiere, es muy doloroso.

      Mi protagonista no puede odiar porque las personas generosas ni eso son capaces de hacer, se aleja no porque no lo quiera sino porque no es bueno para ella y al final toca hacer balance y lo que importa es la propia persona y dejar de sufrir.

      Me ha encantado esa frase que no conocía de "no me acuerdo de olvidarte", preciosa, me la apunto, gracias por compartirla.

      Un beso guapa y feliz semana

      Eliminar
  23. A veces me pregunto si nos enomoramos realmente de alguien o de la idea del amor y de sentirnos amados. El peaje que se paga en ocasiones por no sentirse solo y abandonado es demasiado alto.
    Es curioso, porque acabo de leer el comentario que has dejado en mi entrada de Henry James sobre el autoengaño y vengo a tu blog y me encuentro con una historia que habla precisamente de eso. Felices (o infelices) coincidencias.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lorena, gracias por tu comentario.

      Creo que a veces se justifican cosas que se sabe que son injustificables como hacía la protagonista, porque cuando se está enamorado se justifica todo y eso es un error, hay actitudes que no son las adecuadas porque hacen sufrir y no se han de disculpar ni tolerar. El amor ha de ser compartido y generoso a partes iguales.

      Cuando leí tu entrada de Henry James, me di cuenta de que se trataba de eso, del autoengaño y sí mi protagonista lo sufre en su vida hasta que dice basta.
      Son sentimientos universales que no pasan nunca de moda.

      Un beso y que tengas una fantástica semana

      Eliminar
  24. Unas vivencias universales, ¿quién no ha vivido esa decepción? ¿quién no ha dado tanto que queda vacía cuando sabe que no lo merecía?
    Muy bien narrada, felicidades por el relato.

    Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente es eso U-topía, sentimientos universales que no por conocidos se dejan de experimentar, no se aprende sino se vive y aun así, a veces no se aprende nunca.

      Muy bien descrito ese "quedarse vacío" cuando se ha dado tanto y al final se ve con decepción que esa persona no lo merecía, aunque es mejor amar aunque duela, que pasar por la vida sin ser capaz de sentir, con engaños y ese miedo a querer.
      Al final, el cobarde se queda con la vida mediocre que merece, pasando de puntillas por las cosas buenas que da querer de verdad y que son fundamentales para disfrutar de la vida.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Un saludito y que disfrutes de una gran semana.

      Eliminar
  25. Me ha gustado tu relato porque, como ya imaginarás, me hace pensar un poquito en mi mismo. Y no quiero seguir compadeciéndome, que no me hace ninguna falta, pero yo también he usado la misma herramienta para centrarme en otros proyectos y ser creativo. Y ya ves: dos cortos de cine llevo en lo que va de año. Y creo que bastante buenos, lo cual me refuerza mucho. Sé lo que valgo, y eso no va a verse influido por mis emociones.

    Un beso Conxita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Holden,
      Antes que nada felicidades por esos dos cortos, bien por ti y por esa creatividad que no se detiene. Como la prota, utilizar bien el tiempo. Me alegra mucho saberlo, ya me dirás dónde se pueden ver.

      Gracias por tus palabras y por leer mi relato.

      Como dice mi protagonista, hay situaciones que no podemos evitarlas pero sí podemos decidir cómo queremos afrontarlas, compadeciéndonos de nosotros o saliendo adelante, aprendiendo a vivir de nuevo sin muletillas emocionales de ningún tipo, mejor de esta manera.

      Que tengas una gran semana.

      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Se dice que nada ocurre porque sí, que para todo hay una razón y una experiencia y lo creo. La protagonista supo superar una prueba y logró olvidar, entendió el significado del amor que vivió y vertió sus emociones en un libro de poesía. Quizás ese fuera uno de los motivos del desengaño, el poder decir que es feliz.

    Estupendo relato, Conxita.
    ¡Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mila por tus palabras.

      Es bueno aprender de las cosas que pasan, de los aprendizajes que te da la vida y es cierto que las cosas pasan por algo.

      La protagonista, entre lágrimas, ha conseguido valorarse a ella misma, librarse de alguien que no merece que se le ame y aprovechar esas emociones para plasmarlas en un libro.
      Hay amores que no merecen ser llamados así, hay mucho incapaz emocional suelto que hiere sin compasión y muchas que, como mi protagonista, justifican actitudes egoístas y se preguntan en qué fallaron, no ellas no se equivocaron al amar de verdad, fueron los otros los que pierden mucho más.

      Un saludo y que pases una feliz semana

      Eliminar
  27. Hola Conxita.

    Veo en tu relato a una mujer dolida, que necesita expulsar la rabia que tiene dentro y lo hace escribiendo poesía. Un gran acierto la conjunción de "astros" que haces, el desamor, la frustración, rabia... pero también confianza en una misma y tesón para volcarse en aquello que también le hace feliz, escribir por ejemplo.

    En tus escritos siempre hay un aprendizaje de la vida, un mensaje que cada uno hace suyo, motu propio, que diríamos.

    Leerte siempre es un placer y una terapia.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paco por tus palabras.
      Sí, mi protagonista está herida y consigue canalizarla a través de sus poemas, todo su dolor, su tristeza y decepción quedan en esos poemas mientras ella se va recuperando de ese amor egoísta, que pocas alegrías le aportaba. Como bien dices, se da cuenta que tiene que confiar en ella misma, mucho más y queriéndose a ella misma puede ser feliz.

      Qué bonitas palabras dedicas a mis escritos, gracias de corazón.
      Intento que mis protagonistas crean que cuando todo parece muy oscuro, acaba abriéndose una nube que deja salir un rayito de sol y finalmente aparece entero, se trata de confiar en uno mismo, se puede salir siempre y confiar en que lo mejor está por llegar porque cada uno de nosotros merecemos lo mejor.

      Un abrazo

      Eliminar
  28. Me encanta la historia. Al leerte, he podido a través de tus preciosas letras, sentir junto a la protagonista, un cúmulo de sensaciones y sentimientos. Muy bien narrado, con muchos matices enriquecedores.
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maripaz por tus generosas palabras,
      Me alegra haber sido capaz de transmitir esas emociones tan revueltas y complejas que siente la protagonista al enfrentarse a algo que no gusta, ese desamor no buscado pero necesitado, porque cuando la persona a la que se quiere no lo da todo, mejor alejarse, y eso siempre es muy doloroso.

      Al final se trata de encontrar la manera de estar bien, desde el respeto por uno mismo y con una autoestima fuerte que permite alejarse, no porque no se quiera sino porque esa relación daña, crea infelicidad.

      Un saludo y feliz fin de semana

      Eliminar
  29. Ese libro, con un título que es una declaración de intenciones.

    Esta vez has sostenido el relato durante muchos párrafos sobre un asunto que no es fácil hacerlo sin el peligro de cansar.

    Saludos y a disfrutar los días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Ignacio por tus palabras.
      Es un tema complejo el que trata el libro de poemas, sale de un corazón herido que es la mejor tinta para escribirlo, aunque también la menos querida y la más dolorosa.

      La protagonista consigue transformar su dolor en algo creativo, y esos poemas le ayudan a despedirse de ese amor en el que tanto ha puesto y que, tan poco, le han correspondido, consigue "curarse" a través de las letras, de esos versos que antes le dedicaba a él y que ahora los hace públicos. El poder de la escritura.

      Un saludo y feliz fin de semana también para ti.

      Eliminar
  30. Cambiando alguna cosa (principalmente que yo no he llegado aún a la fase del olvido...) firmaría prácticamente cada palabra y cada coma de tu texto. Los pelos tengo de punta...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ui Ana, el desamor es algo que, desgraciadamente, con frecuencia llega, no lo buscas, no lo quieres pero decide aparecer y claro que duele, mucho y cuesta curarse, muchísimo más. Aunque es aquello de que un día, cuando menos lo esperas...resulta que ya no daña.

      En La mujer justa, Sandor Marai decía algo que me encantó y comparto: "Y entonces te das cuenta de que ésa es la verdadera venganza, la única, la perfecta: ya no quieres saber nada de él, no le deseas nada malo ni nada bueno, ya no puede hacerte sufrir."

      Ese dejar de importar, de existir para uno...Eso es el olvido.

      Muchas gracias por tu comentario. Un saludito y feliz fin de semana

      Eliminar
  31. ¡Buenísima historia, Conxita, tejida a pulso y con hilo de realidad! Un buen trabajo narrativo donde has creado un personaje femenino que representa a las mil maravillas el desamor o el desencanto diría mejor para ser más exacta. Un tema de crucial importancia en nuestras vidas y que solo desde la experiencia podemos opinar. Me he identificado con la protagonista en otra época de mi vida ya felizmente superada.
    Saluditos y ¡feliz Sant Jordi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Estrella por tus palabras.

      Como bien dices todos en nuestras vidas lo hemos experimentado, son sentimientos universales, al leerlos nos unen desde la empatía, ese saber reconocer que se sufre y mucho en esos momentos en los que se da amor y no se entiende el por qué el otro no es capaz de apreciarlo.

      En el relato la protagonista consigue darse cuenta de que no puede perder más tiempo dando amor a quien no la valora ni lo aprecia. Eso, no siempre es fácil darse cuenta y peor, aunque se vea, cuesta tomar la decisión de alejarse, con frecuencia se prefiere el autoengaño y conformarse con amores mediocres.
      Mi protagonista consigue dar el paso y aunque lo quiere, se quiere más a ella misma y se aleja.

      Gracias por tus buenos deseos, tuvimos un fantástico día de Sant Jordi.

      Un abrazo

      Eliminar
  32. Magnífico tu relato al que llego con mucho retraso, la verdad.
    Me ha encantado, lo compartiré
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Retraso ninguno, agradecerte que tengas tiempo para pasarte por mi blog y leerlo, eso siempre para mi es una delicia.

      Me alegra que te haya gustado y que lo quieras compartir.

      Muchísimas gracias.
      Un beso

      Eliminar
  33. Profundo relato . Escribes precioso.
    Enhorabuena por tu libro.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Amalia, me alegra que te haya gustado.

      Este relato forma parte de una serie que titulé Mujeres que aman demasiado, en la que siempre en primera persona cuento historias de amor y desamor de mujeres y algún hombre que quieren, demasiado, a personas equivocadas.
      Le paso tus felicitaciones a mi protagonista, a la autora ya le gustaría cumplir ese sueño.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  34. Sensibilidad, amor y esperanza.

    Gracias por compartir.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies Olga i Carles per les vostres paraules.

      Me alegra que os hay gustado y bienvenidos a mi blog.

      Me gusta que mis protagonistas no pierdan nunca la esperanza, que miren su presente y lo que vendrá con una sonrisa inmensa porque aunque se cierran puertas, se abren otras mejores, se dejan atrás a aquellos que aun diciendo que nos quieren, no es cierto, porque el querer se demuestra con hechos no con bonitas palabras, y de esas personas mejor alejarse, no aportan nada. Eso es lo que ha aprendido la protagonista del relato, que quien te quiere no te daña.

      Un saludo

      Eliminar
  35. Pues muy bien hecho. Hay gente que parece que juega con los sentimientos de los demás sólo por diversión... Supongo que todos hemos estado ahí alguna vez.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerlo.
      Jugar con los sentimientos de otro siempre es algo despreciable, porque eso duele. Mi protagonista no sabe si él lo ha hecho queriendo o sin querer, pero hubiera sido más honesto por parte de él dejarla tranquila si no era capaz de quererla como ella necesitaba.
      Hay personas que parecen necesitar siempre ser el centro de atención, ilusionan, dan aparentemente estima y amor y en realidad no dan nada.

      Eso es lo que le pasaba a la protagonista del relato, las buenas palabras de él no le dejaban ver cómo era él realmente, al fin se da cuenta pero la decepción siempre es muy dolorosa, sobre todo si se quiere a alguien con intensidad, de corazón, como se tienen que hacer las cosas que importan.

      Un saludo.

      Eliminar
  36. No te digo nada, Conxita, porque el Lan y yo somos el mismo. A Lan le gustan los chipitos y al Soros las litronas. :-)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Soros me has hecho reír.
      Ya me explicarás esta combinación de chipitos y litronas.
      Un saludo

      Eliminar
  37. ¿Se arregla ya tu problema con el blog?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solucionado a medias, pero he podido publicar.
      Gracias.

      Eliminar
  38. Quien pudiera olvidar un amor y estar firmando copias de libros de su propia autoría...
    Envidio a tu protagonista.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raúl por leerlo y comentar.
      Bonito sueño ese de poder expulsar la tristeza y la decepción creando algo tan bonito como un libro de poemas, y encima dedicar todo ese amor a otras personas que leerán sus palabras y se emocionaran con todos esos sentimientos.
      La inspiración aunque dolorosa, le ha servido muy bien.

      Saludos

      Eliminar

Mil gracias por tu comentario.
Conxita

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... !--Inicio Ley cookies PdB-->