14 de abril de 2018

Momentos de vida





Escribir es copiar del natural aquello que aún no existe. 
Benjamín Prado.

Era un día de esos en los que todo volaba y la ciudad se desperezaba sin pausas. Los restos de un globo desinflado hacían su último recorrido por un cielo tintado de amanecer y un par de barrenderos recogían las hojas acumuladas mientras el viento juguetón las desparramaba una y otra vez. Amenazaba lluvia. 

Lian despidió a Yuan, era el primer año que el niño hacía el trayecto solo hacia la escuela asignada. Lo miró subir sin decirle palabra pero no se alejó hasta que el autobús cerró las puertas, ciñendo en torno a su cuerpo el oscuro abrigo y mirando al vehículo.

Una voluminosa caja de cartón se plantificó en el arcén dificultando el paso a los poco hábiles pero el taxista no lo era y la esquivó sin tocarla. Juan esperó con su patinete a que el taxi se alejara y entonces recogió la caja y la dejó en la acera.

«Mamá y Sergio eran unos tardones. ¡Otro autobús perdido!»

María y Antonio tenían médico a primera hora y no querían llegar tarde. Aurora los vio, hubo un forcejeo de amabilidades y ganó la chica que les cedió su asiento con su «no se hable más, bajo en dos paradas». Antonio dio su brazo a torcer. «Así entendidos».

Mario hablaba por teléfono con su mujer. «Se ha quedado más o menos convencido». 
Cada mañana dedicaba una media hora a calmarlo y a prometerle que «en nada llegaba mamá» mientras el chiquillo le pedía que no lo dejara solo. «¡Qué mal se sentía al cerrar la puerta!». 
El turno de noche de Susana era un incordio pero «en casa del pobre no se elige».

Sandra subió, acogida por las señales estridentes de la rampa y lanzó un animoso «buen día» que el autobusero devolvió con ganas. El resto del pasaje la miró mientras ella habilidosa situaba su silla en la plataforma. Pedro no inició la marcha hasta que la vio bien colocada.

Lucia y Carla repasaban conceptos, el de Ciencias les había puesto un control sorpresa. Se quejaban mientras iban preguntándose una a otra pero sin descuidar sus smartphones que no dejaban de iluminarse con mensajes entrantes.

Alfredo miraba al frente, sus papeles apretados igual que las arrugas que se marcaban en su frente. Hoy deseaba buenas noticias o al menos que no fueran más malas. Aún faltaba para la visita pero siempre se adelantaba por si las enfermeras lo dejaban entrar antes. Esa ratito diario en que le tomaba las manos, la acariciaba mientras le hablaba de cualquier cosa, lo devolvía a una normalidad que ya no estaba. Pronto llegaría la primavera y seguro que María volvería a casa.

Vega y Mateo entraron empujándose por llegar primeros a la máquina de validar, Alicia intentaba que bajaran el tono de voz y dejaran de pelearse.

—Hoy me toca a mí Vega.

—No, he llegado yo antes.

—No, me toca a mí.

Vega siguió protestando mientras su madre le alargó la tarjeta a Mateo cuando su hermano lo validó, empezó a llorar.

—Ya basta Vega. Ayer lo hiciste tú.

Mateo no podía evitar la sonrisita de superioridad mirando a Vega que seguía protestando.


—Deja de chinchar a tu hermana Mateo.


El niño puso su cara más inocente pero ni así engañó a su madre. Su hermana ahora sí sonreía al ver que la regañina era para él.

En la siguiente parada Arturo subió con Lara, dijo su «buenos días» pausado mientras se apoyaba en la validadora de billetes, retiró sus auriculares y marcó su pasaje. Extendió la mano libre hasta el asiento de al lado, tanteó, estaba vació, se sentó y el bus se puso de nuevo en marcha. Lara apoyó su cabeza en la pierna de Arturo y este empezó a acariciarla. Daisy los miraba con ternura sentada al frente.

—¿Cómo se llama?La mano de Daisy se acercó al labrador dorado.

—Ella es Lara.

—Es una preciosidad.

Arturo sonrió mientras seguía acariciándola.

—Lo es.

Volvió a colocarse los auriculares.

Habían empezado a caer chispitas de agua pero seguro que el viento no dejaría que arreciase, Luisa se preparó para bajar.



81 comentarios :

  1. Tu comienzo me ha parecido sensacional, de los mejores que te recuerdo, ese globo desinflado que empuja el viento por las calles casi desiertas, excepto por los barrenderos, cuando la ciudad empieza a despertar… espectacular, Conxita, más que leer la escena, me has hecho contemplarla, y de eso va la literatura, sin duda.

    La Vida viajando en un corto trayecto de autobús. Un viaje prodigioso que tú has sabido encajar en ese pequeño bus. Chapeau, Conxita, nada más que añadir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosas palabras Paco las que has dedicado a mis letras. Te lo agradezco. Justo eso que describes es lo más complicado de escribir y en lo que insisto (y no siempre consigo}, que se vea, que se sienta y no se cuente, así que me anima ver que voy aprendiendo, desde luego le pongo todas las ganas jajaja.

      Sí la VIDA en mayúscula, esa que nos roza a cada momento, en cualquier lugar y que quería que fuera la protagonista a través de la simbología de un bus, con sus viajeros que suben y bajan, que rien a veces, lloran otras pero siguen avanzando.

      Un abrazo enorme y muy feliz domingo.

      Eliminar
  2. Qué momentos más bien descritos. Realmente delicioso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chema, me alegra que te haya gustado.

      Me gustan los momentos de vida que nos rozan a diario y que nos hacen valorar lo que tenemos, la VIDA.

      Besos

      Eliminar
  3. Tantos sentimientos, tantas vidas, tantas imágenes, tantas emociones... el mundo es un torbellino de situaciones, de anhelos, de ternuras, de ilusiones, de desesperanzas.
    Me has hecho pensar en la fragilidad de todo, en lo importante que es vivir cada momento y en lo efímero de la vida humana.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado Xavi.

      Justo en esa fragilidad y en lo efímero es lo que nos hace valorar lo que tenemos. Como se dice la vida reparte sus cartas y depende de nosotros el cómo las juguemos y puestos a hacerlo que sea lo más provechoso para nosotros. Y sí, qué importante es vivir cada momento, no dejarlos pasar, ser avaricioso con ellos y exprimirlos, eso ya se tiene.

      Feliz domingo.
      Besos

      Eliminar
  4. La vida es así, todo se integra, todo se confunde... Magnifico el texto y magnifica la cita de Benjamin Prado... Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ildefonso .
      Cierto la vida es así, con sus buenos momentos y otros menos buenos, con ese discurrir a veces pausado y otros acelerado, con lo que se tiene y disfruta y con lo que se busca, unos suben, otros bajan y mientas va pasando la VIDA.
      La cita de Prado me pareció muy acertada y en este caso le iba perfecta al texto y es lo que tienen los que saben, que dicen con pocas palabras, escogidas y acertadas,lo que a otros nos lleva muchas letras. A mi me encantan las que escoges en tus fotos, siempre tan acertadas y buscadas. Una delicia.

      Un abrazo y feliz domingo

      Eliminar
  5. Un trayecto de autobús que has dotado de magia. La vida es eso, el paréntesis de un trayecto, pero en el el cabe de todo.

    Me ha encantado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Albada Dos, bienvenida a este espacio de letras.

      Bonitas palabras las que usas con el paréntesis de un trayecto en el que cabe de todo Y con las que estoy del todo de acuerdo, de hecho he usado el autobús justo para expresar eso que tan bonito has dicho con tu comentario. La vida es la que es y va pasando, de nosotros depende sacarle el mejor partido.

      Un abrazo y si te apetece me encantará volver a recibirte en Enredando con las letras

      Eliminar
  6. Adoro este tipo de historias, es precioso, especialmente el comienzo.
    Cuando yo cogía el autobús a diario, en mis años de estudiante, me imaginaba las historias de la gente que me rodeaba. Con el tiempo acabas conociendo algunas, la que trabaja en una tienda o en una peluquería, los estudiantes que acuden a tu mismo centro...y otros nos llenan de curiosidad.
    Besos y un relato genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, maravillosa ilustración, soy muy fan de Gertrude Abercrombie, era un tanto extraña y particular.

      Eliminar
    2. Gracias Gema me alegra que te haya gustado.

      Como le decía a Paco en relación con ese principio, conseguir que se muestre, que no se cuente es lo que más me cuesta pero sigo insistiendo para poder mejorar.

      A mi me gusta mucho observar y como tú soy de las que imagino historias mientras los veo, me interesan las personas y lo que pueden contar. Los transportes públicos, los hoteles y los aeropuertos a mi me parecen fascinantes, hay tantas historias.

      Un beso enorme y feliz semana

      Eliminar
    3. Gema qué coincidencia más afortunada.me pareció que la imagen de Gertrude Abercrombie era muy evocadora y sugerente.
      Gracias.
      Besos

      Eliminar
  7. ¡Qué preciosa forma de empezar la jornada! Cada historia está contada con mucha naturalidad y, a la vez, con belleza. Me he encantado. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisa por tus bonitas palabras, eso sí es una preciosa forma de empezar la jornada.

      Me pareció que el autobús, con sus subidas y bajadas de pasajeros expresaba perfectamente esos momentos de VIDA. La vida ese bien tan precioso que tenemos y que de nosotros tanto depende el aprovecharlo.

      Besos y que tengas un feliz día y una gran semana.

      Eliminar
  8. Trocitos de vida, de gente normal, que empieza su jornada, cada cual a lo suyo. Escribir así de ellos les (nos) hace especiales. Si nos sentamos en un autobús y miramos alrededor, encontramos tantas historias interesantes...
    Precioso, Conxita.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así como dices Ziortza, trocitos de vida de gente normal, desde lo cotidiano y el día a día.

      Me gusta mucho ese observar a las personas y sí un autobús o cualquier transporte, un aeropuerto, un hotel...son espacios que a mí me despiertan mucha curiosidad y se dispara la imaginación con sus vidas y sus historias. Me pareció una buena manera de reflejar la VIDA.

      Me alegra que te gustara, gracias por decírmelo.

      Besos y feliz domingo y semana

      Eliminar
  9. Entre tú y Kirke hoy habéis colmado mi capacidad de envidia, y no te voy a decir que es de la buena, porque la buena envidia no existe. 😉😂
    Maravilloso tu relato, tan bien escrito, tan maravillosamente bien empezado, tan realista en su final...
    Cuántas vidas, situaciones, emociones en un simple autobús, en una mañana ventosa, en un punto concreto de una ciudad. Me ha encantado. Si yo escribiera así, ya lo habría intentado con una novela. De momento, seguiré leyendo lo que escribís el resto y opinando sobre ello. (y muriéndome de envidia).
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa me has hecho reír.
      Cuando tú te has puesto a escribir ya sabes que te sale bárbaro. Me decían que a escribir se aprende escribiendo y en eso estamos muchos y con esas reseñas tan fantásticas que tú escribes es imposible que no te salgan buenos relatos, como ya has demostrado en diferentes ocasiones. Por lo demás me encanta saber tu opinión, ya lo sabes.

      Me gustan estas situaciones cotidianas en las que imaginas trocitos de vida y las historias que pueden haber detrás de cada persona, si observas a tu alrededor hay miles de historias esperando para ser contadas.

      Un beso enorme y feliz semana

      Eliminar
  10. Y la vida transcurre a nuestro alrededor a veces de puntillas, otras con calma y otras deprisa. Sólo hay que ser observador y ver en cualquier momento y cualquier lugar el transcurrir de la vida. Y lo más difícil es plasmarlo y hacer un texto maravilloso como tu lo has escrito. Leyendo nos haces ver el trascurrir un momento en un viaje de autobús. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonita imagen me han traído tus palabras Mamen con ese transcurrir de puntillas, otras con calma y otras deprisa y es así, la vida sigue pasando a nuestro alrededor y con nosotros mismos.
      Sentarse y observar es un ejercicio maravilloso, ves a tu alrededor personas con historias que esperan para contarse.

      Un abrazo y que tengas una feliz semana

      Eliminar
  11. Me he sentido como una mas de ese autobús ;). Me encantan las citas que pones utimamente en tus relatos. Cuantas historias nos rodean que nos pasan desapercibidas pero que forman parte de nuestro día a día. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte hecho sentir así Natalia. A mi me gusta mucho observar, las personas son fascinantes, me gusta ese imaginar qué vidas o qué historias hay detrás de una sonrisa, un abrazo o hasta unas lágrimas y por eso la frase de Prado me pareció tan acertada Escribir es copiar del natural aquello que aún no existe.

      Sí, como bien dices últimamente estoy usando frases que otros dicen de una manera tan fácil y tan bien, que resumen aquello que intento escribir, unas veces las encuentro y otras no pero en este caso que quería hablar de lo cotidiano me pareció de lo más acertado.

      Un beso enorme y que tengas una feliz semana

      Eliminar
  12. Hola Conxita, momentos que perdurarán o que se nos irán, así es nuestra vida...
    Gracias, pasa buen día, besos relatados..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Don Vito por eso el símil del autobús me parecía adecuado porque en ese transcurrir de nuestras vidas, vamos subiendo y bajando igual que las personas que nos acompañan, unas llegan para quedarse, otras nos acompañan un trecho, otras se van para siempre, unas van y vienen... Es lo que tiene la vida.

      Besos y feliz semana

      Eliminar
  13. Hola Conxita, has descrito la vida y sus historias a través de un trayecto. La observancia de lo cotidiano, está llena de pequeñas historias que conforman la gran historia entrelazada de la vida. Hay una película española llamada Rumbos y que pasó un tanto desapercibida (no es que sea muy brillante), pero que utiliza los transportes de una manera entre metafórica y real para contarnos retales de unas vidas, que pudiera llamar tu atención como continuación y complemento para lo que tan bien has expresado. Besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel es exactamente como dices, ese es el símil que he querido utilizar. La vida que va discurriendo mientras suben y bajan personas también con sus vidas, esos momentos que se van y los que llegan igual que aquellos que nos acompañan o con los que nos cruzamos o nos rozan.

      Buscaré esa película porque me parece muy interesante el uso de los transportes como bien dices y me gustará ver qué historias y cómo las entretejen.

      A mi personalmente me gusta observar, me parece algo fascinante y hay lugares que son como más propensos a imaginar historias y los transportes son uno de ellos.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Besos y feliz domingo y semana

      Eliminar
  14. No hace falta buscar historias enrevesadas para escribir. En la vida cotidiana, para el que sepa mirar, están las mejores historias.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Lorena la vida es el guionista más lúcido, nos muestra permanentemente miles de historias que están esperando para ser contadas y a mi como comentaba me gusta mucho observar y es que las personas son muy fascinantes.
      Se dice que la realidad supera con frecuencia a la ficción. En mi caso no escribo nunca historias reales, pero en un par de ocasiones lo hice y resultó que fueron las historias menos creíbles, recuerdo que en uno de los casos me dijeron es imposible, eso no puede pasar y justo era. Recuerdo que uno de los protagonistas me comentó: he estado a punto de escribir en el comentario, que no solo era posible sino que era del todo real porque yo era el protagonista, no lo hizo y a mi me pareció muy sorprendente que justo lo real se veía poco probable.

      Besos y que tengas una buena semana

      Eliminar
  15. Una situación habitual vivida por hombres y mujeres con los que nos cruzamos todos los días. Es muy difícil describir lo cotidiano y dar tanto interés al relato.
    Muy bueno, Conxita. Me ha gustado mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ambar por tus palabras.

      Observar la realidad y a las personas que nos rodean es algo que me gusta, es muy interesante estar atento, captar conversaciones, imaginar vidas, contar historias y es lo que he querido traer con este relato, ese movimiento constante de personas y vidas y me alegra mucho que te haya gustado. Gracias por decírmelo.

      Besos y feliz semana

      Eliminar
  16. Un día cualquiera en una ciudad calquiera. Sencillo y especial, como la vida misma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David

      Sencillo y especial como tú bien dices, a veces hay mucho más brillo en las cosas sencillas y en esas vidas anónimas que son un ejemplo de vida.

      Un abrazo y muy feliz semana

      Eliminar
  17. Qué delicia, Conxita. He subido al autobús, me he rozado con sus pasajeros y he oído sus voces. Momentos de vida que de forma magistral has sabido pintar. Maravilloso. Un besazo y felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana me alegra que te hayas visto en ese autobús y hayas escuchado a mis protagonistas porque estoy segura que tú también eres de las que disfruta observando e inspirándote para crear tus preciosas historias.
      Utilicé ese simil del autobús como hilo conductor de vida, un lugar en el que se entrecruzan momentos de vida.

      Besos y desearte una feliz semana

      Eliminar
  18. Instantáneas de vida en un autobús, una fotografía coral que has realizado con tus letras, como un testigo de excepción.
    En ocasiones, algunos los trocitos de vida plasmados se quedan en nosotros, nos envuelven y se nos hacen grandes. Así surgen los relatos largos y las novelas. Trozos de vida, momentos… y sensibilidad para captarlos, como la que tú tienes, Conxita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy muchísimas gracias Isabel por tus bonitas palabras.
      Estoy contigo que a veces captas momentos que se quedan fijados y de repente, sin darte cuenta aparecen en algún relato.
      A mi me gusta fijarme en los detalles y en esas vidas anónimas que me parecen tanto o más grandes que las de personas públicas y sí, dedicarles un espacio en mis letras.

      Me alegra que te haya gustado.

      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  19. Cuánta belleza hay en tus letras.
    Muchas veces, cuando escribo sobre mis viajes, me faltan palabras porque hay días en los que a una le cuesta más que las ideas fluyan. A veces, me ocurre con los videos que subimos a youtube. En esas ocasiones pienso... "si no se te ocurre nada, descríbelo". Es, en definitiva, lo que tú muy bellamente has hecho. Así que me ha encantado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias , me alegra que te haya gustado.

      Un poco es lo mismo que tú haces, contar ese día a día y embellecerlo con la pasión y con el respeto por los países que visitas y aunque hace poquito que te he descubierto, eso se transmite en tus viajes. La pasión, la sinceridad y hacer aquello que nos gusta creo que se transmite en las letras y nos llega.

      Un abrazo y desearte una feliz semana.

      Eliminar
  20. Te leía y podía ver cada escena, cada personaje... tienes un don tan especial. Esto es para un guión cinematográfico.

    Aplausos...y besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alma por tus palabras tan generosas.
      Me gusta observar y la realidad siempre supera a cualquier ficción que uno imagine y hay lugares que se prestan tan bien a inventar historias.
      Un beso enorme

      Eliminar
  21. Perfecto el título de tu relato, Conxita, o perfectas tus historias de cotidiana realidad para tu título. Me ha encantado ese entrecruzar de vidas, normales y corrientes pero todas ellas únicas, que coinciden en un mismo bus en algún momento. El mérito está en tu forma de narrar, creíble y delicada, sincera y entrañable. En resumidas cuentas, pura realidad de ficción :)

    ¡Un beso y enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia gracias por tus preciosas palabras.
      Me gusta observar y hay lugares que son un caldo de cultivo jajaja, con personas entrando y saliendo y con sus historias a cuestas. Me pareció que el autobús se prestaba a ese símil con la vida, en la que nuestras vidas se cruzan con tantas personas cada una con sus risas y sus lágrimas, con sus sueños y pesadillas y es que la gente con sus vidas corrientes muchas veces hace cosas extraordinarias.
      Me ha gustado ese pura realidad de ficción, ciertamente es lo que hacemos cuando nos cruzamos con alguien y nos ponemos a imaginar qué son,qué hacen, si son felices o infelices, si sueñan, si ríen...

      Besos

      Eliminar
  22. Aunque al principio tantos nombres y personajes me han despistado un poco, me he sumergido en esta historia de lo cotidiano, donde un montón de personas confluyen, cada uno con sus problemas y su propia historia. Ese autobús es un mundo en sí mismo.
    Conxita, sabes reflejar muy bien lo cotidiano. Enhorabuena.
    Un besote y buen lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paloma tienes razón que tantos protagonistas pueden confundir pero pero no encontraba la manera de incorporar a tantos protagonistas como quería que subieran al bus.
      Supongo que el problema se agrava al ser un relato tan corto en el que en pocas líneas aparecen muchos nombres pero no se me ocurre cómo hacerlo para que sea más claro y seguro que hay maneras.

      Me tranquiliza que después se dibujen las historias, quería como bien dices reflejar un pequeño mundo con ese autobús, usarlo como un símil de lo que pasa en la vida, en la que van entrando y saliendo personas cada una con su historia.

      Gracias por tus palabras.

      Un beso enorme

      Eliminar
  23. Un calidescopio de emociones varias encerradas en un trayecto de bus.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así Alfred, gente corriente con sus emociones y sus vidas que durante momentos se rozan.
      Besos

      Eliminar
  24. hola! una belleza, que digo? una preciosidad! felicitaciones, nos haces sonreir y querer seguir viajando contigo, que lindo! saludosbuhos y felicitaciones!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Buho evanescente me alegra que hayáis compartido viaje en este autobús lleno de sentimientos.

      Saludosbuhos

      Eliminar
  25. Que bonita historia contada con tu pluma y que nos hacen ver miles de historias que nos tocan o nos rodean y a veces son simplemente invisibles.
    Muy buen relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Mariola, es un placer tenerte de nuevo en este espacio. Se te echa de menos.
      Es así como dices a nuestro alrededor hay tantas historias de gentes que nos rodean, que son muy especiales y anónimos. A mi me gusta mirar, imaginar esas vidas que me rozan y contarlas como puedo.

      Gracias por tus palabras.

      Besos y un achuchón enorme

      Eliminar
  26. Conxita, qué maravilla de relato. Empiezas con pura poesía y vas destilando la magia de lo cotidiano con tus palabras, nos haces partícipes de una historia narrada de forma espectacular de principio a fin, un trabajo soberbio, de verdad.
    Hubiera seguido leyendo, era como ir en el autobús con todos tus protagonistas.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chari por esas palabras que me hacen enrojecer virtualmente.

      Me alegra mucho que te haya gustado y que te hayas animado a montar en este autobús lleno de momentos de vida de personas que van entrando y saliendo y nos van rozando, un poco como pasa en nuestro día a día.

      Besos

      Eliminar
  27. El autobús como contenedor de historias,... en él confluyen anhelos y deseos,... como siempre gestionas el tempo del relato de una forma maravillosa. Te felicito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Norte, el autobús como contenedor de historias y es que es un sitio magnífico (para mi) para imaginar historias, esos trayectos en los que vas observando a gente subir y bajar, sus conversaciones, sus vidas (las que cuentan y las que imaginas), me parece que observar y escuchar es fascinante y la realidad siempre supera a la ficción.

      Gracias por tus palabras que agradezco enormemente.

      Besos

      Eliminar
  28. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  29. Sueles jugar mucho con las narraciones corales, vidas diferentes, todas mezcladas, cada una muy importante para su protagonista, y en cambio sólo una anécdota de breve recuerdo para los demás. Y supongo que te preguntas — como yo lo hago — si nuestra existencia se reduce a eso, una secuencia de anécdotas diminutas, irrelevantes, salpicadas de vez en cuando por algún gran acontecimiento, lo que llamamos un punto de inflexión en nuestras vidas.

    Me gustaría tener esa habilidad para ver el conjunto. Yo me suelo fijar más en los detalles. A veces me absorben tánto que pierdo la visión global.

    Pero también hay vida en los microcosmos. Creo que por eso algunos físicos se inclinan por la física de partículas, mientras que otros se decantan por la cosmología. Me hubiera gustado saber compartir ambas visiones.

    Saludos y reverencias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así *entangled* me gusta mucho ese mezclar vidas porque como tú dices, las vidas que son muy importantes para sus protagonistas para el que las observa son solo una anécdota de breve recuerdo. Y es así porque hay una cierta tendencia a concentrarnos en aquello que nos afecta y desconectar del resto. ¿Egoísmo o supervivencia?

      Hay personas que hacen de las cosas más anodinas un hecho extraordinario y en cambio otros que grandes acontecimientos los convierten en algo rutinario y también hay a los que les cuesta disfrutar.

      Hace un tiempo escuchaba cómo unos de estos supuestos sabios se interrogaban sobre la felicidad, sobre el saber vivir y hacían grandes disquisiciones y mientras los escuchaba pensaba que para mi eran los pequeños detalles de las cosas sencillas, un beso, un abrazo, una mirada, unas risas, compartir momentos, disfrutar con los que quiero... y que para ellos les dejaba esa búsqueda de LA FELICIDAD en mayúsculas.

      Y tanto que hay vida en los microcosmos y cuando uno se toma tiempo para mirar, para fijarse, se da cuenta de todas esas otras perspectivas. Tener la habilidad de ver el conjunto y fijarse en los detalles es algo que nos gustaría a todos porque tiene que ser fantástico ese compartir visiones y también ese querer mirar, porque cuando uno tiene interés y curiosidad casi todo se puede aprender.

      Un beso enorme

      Eliminar
  30. !Ay! El autobús o el metro, esos universos en los que las personas los habitamos como planetas, cada uno con nuestra historia. Nos lo muestras con este texto coral, un lienzo que nos recuerda que la calle es como un libro compuesto de miles de historias que has sabido captar. Fíjate, me has puesto hasta poético. Me encantó. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado David y que bien te sienta la poesía porque he visto esa calle como un libro compuesto de miles de historias y me ha parecido una imagen preciosa. Será que estamos a pocos días de Sant Jordi y a los que nos gustan los libros y las letras nos pone poéticos.

      Cuando hay personas, hay miles de historias y cada una es distinta porque cada persona es única en su manera de vivir y contar aquello que le afecta, imagina el montón de material para escribir.

      Un abrazo enorme

      Eliminar
  31. Me ha encantado la historia después de haber superado la confusión.
    Has descrito ese pequeño mundo recluido en el interior de un autobús. El mundo de los niños, de los discapacitados, de los solidarios e intransigentes.
    Sencilla y preciosa historia llena de sentimiento amiga.
    "La vida es aquello que pasa mientras nosotros nos empeñamos en hacer otras cosas" que dijo John Lennon.
    Mi beso para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco es una gran frase la que compartes de Lenon, a mi me gusta recordar ese centrarnos en el ahora, en lo que está pasando porque mientras nos ocupamos de planificar el futuro, se nos escapa el presente.

      Esas vidas anónimas están llenas de historias, de heroicidades para vivir el día a día, para disfrutar de cada día y desde este rinconcito de letras me gusta hacerlos visibles, protagonistas, de mis relatos.

      Gracias por tus bonitas palabras.

      Un beso enorme

      Eliminar
  32. El párrafo inicial es realmente maravilloso.
    Esta escena me hizo recordar a aquellas mañanas en las que iba al instituto en autobús. Las vidas, miradas, palabras y gestos que se entremezclan en estos transportes son de lo más interesantes cuando te paras a analizarlas. Hay mucho de nosotros y los demás que podemos apreciar, incluso cuando nuestra parada está a la vuelta de la esquina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sofia.
      Es eso que tú comentas, ese pararse a mirar. Creo que hay lugares que son como más propicios para ese mirar, quizás porque uno va más desocupado o porque te gusta observar y escuchar. A mi los transportes, los aeropuertos, los hoteles...me parecen lugares que tienen tantísimas historias y si se es curioso pues lo que no sabes, lo inventas.

      Fijarse en los otros a mi me parece que siempre vale la pena.

      Un abrazo

      Eliminar
  33. Cúmulo de situaciones. Así es nuestro alrededor. Un trayecto de autobús puede disfrutarse en el comienzo del día; Herman Hesse lo incluiría en su elogio de la moderación.

    Si acaso, Conxita, puede percibirse que no has tenido demasiado tiempo para corregir el texto. En fin, es solo una percepción.

    Abrazos.

    Ignacio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ignacio ese cúmulo de situaciones que siempre se dan a nuestro alrededor y en un tiempo de excesos y de prisas, se trata de disfrutar de cualquier situación.
      A mi me gusta mucho el humor de Mafalda y tiene una frase que me hace sonreír siempre comienza tu día con una sonrisa y verás lo divertido que es ir por ahí desentonando con todo el mundo.

      Últimamente tengo muy poquito tiempo pero no es excusa para hacer errores, volveré a revisar el texto.

      Un abrazo
      Abrazos

      Eliminar
  34. Hola, Conxita
    Es un relato encantador, lleno de magia, energía, de vida. Me has hecho imaginar ese viaje con todos esos personajes, una lectura hermosa, trazada con mucha habilidad en la narración. Me encanto!
    Abrazo
    P.S no se para donde voló mi comentario anterior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yessy Kan lo de los comentarios es un misterio, estás convencida que lo has dejado, vuelves y resulta que ha desaparecido y aún vaga por ese agujero negro del espacio. Lo siento porque es un incordio cuando eso pasa y gracias por volver a dejarlo.

      Me alegra haber sido capaz de llevarte de viaje con mis protagonistas y hacerte sentir un poquito ese roce de sus vidas.

      Gracias por tus palabras.

      Un abrazo

      Eliminar
  35. Demuestras que no hay que hacer una historia de gente importante para hacer una importante historia. Esta "ordinary people", esta gente de todos los días tiene mucho que contar... Si hay una mirada que sabe descubrirla. Te felicito por ello, eso es, precisamente, lo que identifica al escritor.

    Me gusta el texto y también me gustaría saber qué rol me asignarías a mí cualquier mañana con lluvia amenazante en ese bus cotidiano.

    Muchísimos besos, Conxita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara qué bonito lo que dices de mis letras, te lo agradezco de corazón.

      Creo como tú que esas personas anónimas tienen mucho por contar, me gusta fijar la mirada, que cuenten y emocionarme con sus historias, esas historias de lucha, de superación, de vida.

      ¿El rol que te asignaría? Mira Sara te imagino como esa mirada sensible que no pierde ni un detalle, que cede el asiento a Antonio, se enternece con ese buenos días animoso de Sandra, que contempla con una sonrisa como Vega y Matias quieren validar el billete o que le emociona ese cariño de Arturo y Lara, que sabe que un día de lluvia también puede ser muy brillante sí se sabe mirar como creo que tú sí sabes mirar.

      Así lo imagino querida Sara.

      Un beso enorme

      Eliminar
  36. Posees el don de contar magníficamente pequeños momentos de la vida y convertirlos en algo mágico.
    Tus letras me llevan apasionadamente en volandas hasta el final de tus relatos. Ese don tuyo, es maravilloso.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy qué bonito Maripaz lo que me dices, gracias de corazón.

      Me alegra muchísimo que te haya gustado este viaje de personas anónimas en un autobús cualquiera, en un día cualquiera y es que como tú bien haces con tus fotografías se trata de saber mirar y de eso tú sabes mucho.

      Un beso enorme y gracias a ti por dedicar tiempo a mis letras.

      Eliminar
  37. Leyéndote se imagina uno ese día tan normal de cualquier ciudad. Has relatado la vida tal cual es en ese pequeño viaje que a diario emprende un autobús. A continuar la película que es es la vida que vuelve a empezar cada día al levantarnos.
    Me ha encantado el relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese autobús se llena cada día de historias y de vidas, vidas que se cruzan, vidas que se rozan y vidas que igual no vuelven a verse nunca más o se ven cada día, me gusta explorar en esas vidas anónimas que no invisibles ni anodinas.

      Cada día estrenamos todas las posibilidades y dicen que aprovecharlas depende de nosotros, así que puestos a hacer mejor disfrutarlas ¿verdad Laura?

      Me alegra que te haya gustado.

      Besos

      Eliminar
  38. Has descrito a las mil maravillas y con un notable talento la humanidad que puede encerrarse en un habitáculo como es un autobús. Muchas vidas, todas ajenas a las otras, pero cada persona con su mundo interior, en un día cualquiera. Una sala de espera, un vagón de metro, incluso un ascensor, son escenarios cotidianos donde hombres, mujeres y niños destilan sus pensamientos, sus alegrías y sus problemas. Has descrito un pequeño mundo en una simple muestra de gente desconocida. Brillante. Y como decía el primer comentario de esta larga serie, el inicio es excelente y ya vaticina que lo que seguirá será notable, como así ha sido. Enhorabuena, Conxita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Josep Mª me gusta dar voz a tantas personas anónimas que creo que son admirables, personas que luchan para que su día a día sea mejor, que superan los problemas y la falta de ayudas y que siguen cada día sin desfallecer.
      Ese Arturo cuyos ojos son Lara, esa Sandra que sube al bus y lanza un alegre buenos días mientras maniobra su silla de ruedas, ese Antonio que a pesar de su edad sigue llevando mal que le cedan el asiento... hay tanta vida, tanta alegría, tantos problemas, tanta superación en el día a día que no puedo dejar de fijarme.

      Muchísimas gracias por tus palabras Josep Mª sois muy amables conmigo aunque sé que tengo que mejorar mucho y seguir aprendiendo pero con compañeros como vosotros y estos ánimos es un placer aprender.

      Un abrazo

      Eliminar
  39. De todas las historias que pueblan el mundo, rescataste esta... me gustó.
    Te dejo un abrazo, Conxita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julio David, sí de ese universo de tantísimas historias conté esta y me alegro que te haya gustado.
      Un abrazo también para ti y mis deseos de un fantástico fin de semana.

      Eliminar
  40. Respuestas
    1. Thank you LianaLaurie for your visit and comment.
      Regards

      Eliminar

Mil gracias por tu comentario.
Conxita

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... !--Inicio Ley cookies PdB-->