4 de enero de 2015

Peter Pan y yo





"Seguro que es él".
Mónica, coqueta, observaba al hombre. Se miró de refilón en un espejo, gustándole lo que veía.

Luchaba con energía contra dos de sus más terribles miedos, la soledad y el paso del tiempo. 

El resultado, con frecuencia, era desigual. 
Intentaba neutralizar al tiempo en su cuerpo, a base de sentadillas, lunges y abdominales, pero su DNI jamás le dejaba olvidarse. Aún y así con frecuencia, creía que todavía ganaba.

En cambio, su soledad, era más difícil de calmar. Se rendía ante su poca capacidad para vencerla. Ella, poco o casi nada, podía hacer. Escasos instantes de felicidad cuando iniciaba el tonteo con alguno de sus admiradores e imaginaba que había un futuro.


Atractiva, divertida, deseaba amar y ser amada. Confundía sus deseos y necesidades con ser ella misma y con frecuencia, buscaba en la admiración de otros, el sentirse viva.
Odiaba el lento transcurrir del tiempo, demasiado calmado para algunas cosas y en exceso rápido para otras. Ansiaba unos brazos que la abrazaran, sin salir corriendo,  una vez calmado el deseo. Anhelaba una conversación sin prisas, llena de inteligencia y risas. Sentía la añoranza del compartir palabras y espacios.

Creía que su tiempo se escapaba a toda velocidad. Su cuerpo, aún joven, atraía como las moscas a aquellos que querían retozar sin compromisos o quizá era que a ciertas edades, solo hay permiso para eso. Mónica no sabía qué pensar. ¿Qué les pasaba a los hombres? ¿Por qué solo se movilizaban para la conquista? ¿Eso era todo lo que iba a encontrar, un par de polvos rápidos y al tercer encuentro ser olvidada?

No entendía ese mundo de vanidades y amores fugaces. ¿Quizá la vida era eso? Existencias rápidas, imágenes veloces, facebook, twitter, instagram, whatsapps, conversaciones a medias, miradas fugaces y sexo rápido. Veloz, raudo…como si el tiempo se desvaneciera, sin dar posibilidad a nada. Mientras se hacía algo, se pensaba en lo siguiente. No se disfrutaba del momento. 
Publicar, enseñar, mostrar.
Y en el amor también era así. Ya no se llamaba amor. Eso, era una vieja palabra, demodé y desfasada. Ahora, todo era sexo y follar. Cada persona, mujer u hombre, una nueva conquista, un reto que superar. Más y más. 
Poseer, acumular, deslumbrar.
Mónica se notaba perdida. En cada nueva relación depositaba sus esperanzas, mientras percibía que el tiempo se le iba. Se sentía vacía escuchando vanidades y soportando egos, más o menos marchitos de aquellos, que como ella, paseaban sus palmitos por los gimnasios. Ella quería algo más, alguien con quien compartir silencios, palabras y risas. En cambio por su cama y su vida, se paseaban musculosos hombres, tan sobrados de una cosa como faltos de otras. Y en cada abrazo frustrado, se rendía a la imposibilidad de encontrar a nadie. Se convencía delante de una soledad no querida.

Y el tiempo avanzaba implacable. En cada arruga, en cada cana, en la textura de su piel, en la flaccidez de su carne a pesar del ejercicio constante, en todos aquellos puñeteros signos que ella reconocía en su cuerpo y que la hacían verse mayor. Odiaba el paso del tiempo. Ella no quería madurar, ni cumplir años. ¡Maldita maduración, eso para los vinos!

Y seguía buscando.

Mónica había aprendido a reconocer las señales que anunciaban la huida. La tercera o cuarta vez que follaban ya precipitaba la desbandada. Menos mensajes. Algunos, ya no obtenían ni respuesta. Menos llamadas. Menos risas, no más miradas intensas, ni más palabras tiernas ni arrumacos calientes en cualquier lugar y sin temor a las miradas. Aparecía la falta de tiempo, encargos varios y reuniones de trabajo. ¡Oh, de repente, todos iban desbordados!

¿Cómo había aterrizado en ese maldito mundo de superficialidades? Intentaba salir, pero ansiaba sentirse querida. Sabía que se mentía, que los murmullos en su oído, los besos y las palabras dulces respondían al ardor del deseo, no a la profundidad de ningún sentimiento.
Se engañaba mientras unos brazos la envolvían después de satisfacer su pasión y se decía que esa vez sí iba a funcionar, que fulanito, menganito o sotanito iba a ser distinto, que no desaparecería.

Y lo hacían.

Y cada nueva desaparición la hundía más en ese miedo que sentía. Y machacaba a su cuerpo con largas y extenuantes sesiones de gimnasio. Cada hombre que le fallaba acrecentaba su inseguridad y su desasosiego.
Más abdominales, más lunges, más sentadillas, más step-ups. 

No buscaba en ella, se buscaba en los otros.
Más y más.Running, biking, Cross training, Pilates.Más tiempo, más resistencia.

Aún no había reconocido que mientras siguiera persiguiendo ansias, no se encontraria
Mónica aprende a aceptarte”. “Quiérete tú. No te dejes en la mirada de otros”.

Pero el mensaje no calaba en ella y seguía buscando y aceptando en nombre del amor, egos egoístas.    

Aquella vez...iba a ser distinto. Mónica devolvió la sonrisa, de forma seductora, al hombre que la miraba con intensidad.
                                                                                                          
                                                                                                                                              Conxita   
                                                                                                                                                                                                                                                                             Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0  
                                                                                                                                                                             foto    Unsplash by Carli Jean                                                      





15 comentarios :

  1. Un relato muy actual. El cáncer del siglo XXI : La soledad.
    Por las prisas, el stress, el ansia de poseer de tener y ser más, el afán por la apariencia exterior.....EGOLATRÏA Una palabra vigente siempre que nos adoramos a nosotros mismos.
    Andamos confundidos cuando buscamos fundamentos importantes en sitios equivocados.

    ¡Que bien describes la situación! solo espero que la historia sea pura ficción. De ello me alegraré sabiendo que es ajena a ti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con tus palabras Francisco. ¡Cuanta soledad en un mundo tan público!
      Miramos a nuestro alrededor, estamos rodeados de gente y no nos vemos. ¿Qué se busca realmente?
      Me gusta observar. Me gusta escuchar. Intento contar las historias como si fueran propias, describirlas, recrearlas, sentir el dolor de otr@s y ponerle palabras para poder expresarlo, ese es el objetivo de mis relatos. Si lo he conseguido, me hace feliz ver que voy aprendiendo.
      Muchas gracias por tus comentarios que animan y mucho,a seguir escribiendo.
      Saluditos
      Conxita

      Eliminar
  2. Como siempre muy bien descrito y muy creíble. Se trata de un asunto muy real, no solo de hoy en día sino yo diría que de toda la vida.
    Se puede reprochar a Mónica que, en gran parte, ella es la culpable de su soledad al centrarse en un perfil de hombre determinado, musculosos de gimnasio con el ego muy subido, cuyo único objetivo es pasar un buen rato con "pibones" como ella misma.
    Yo sigo creyendo en el ser humano y, por eso, sugeriría a todas las Mónicas que cambiasen músculo por cerebro y se abriesen a la posibilidad de compartir su vida con gente "normal" que, además de follar, necesitan cariño y están deseando dar 1000 veces más del que reciban.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo José María, pero estamos en un mundo en el que sólo se valora la imagen, ser permanentemente joven y bello, es difícil ir contra corriente.
    La soledad en un mundo en el que siempre estás acompañado.

    ResponderEliminar
  4. Hola mi amiga.
    Creo que ya es hora de darte un incentivo para que sigas escribiendo y enriqueciendo tu rinconcito de letras.
    Te concedo una mención a tu blog con el criterio de que eres merecedora de ella.
    Puedes recogerla en este enlace:
    http://abrazodelibro.blogspot.com.es/2015/01/un-nuevo-reconocimiento.html

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Francisco por la mención a mi blog. Encantada de recibirla!!!

    ResponderEliminar
  6. me ha gustado tu relato y da para una reflexión sobre lo que está ocurriendo hoy en día en la sociedad. Pero (Y siempre hay un pero) Quizás ella misma equivocó el camino buscando hombres que eran el fiel reflejo de su propio miedo a envejecer.
    Como veras he cumplido con mi palabra y seguiré viniendo a leerte Conxita. Beso grande

    ResponderEliminar
  7. Jorge, un placer recibir tus comentarios.
    Totalmente de acuerdo. Mónica, sin darse cuenta, busca en otros que sienten sus propios miedos.
    Un abrazo y hasta prontito

    ResponderEliminar
  8. Muy buenas Conxita:

    Acabo de darme un paseo largo por tu perfil y tus blogs. Me he detenido especialmente en este relato sobre esta tal Mónica que está muy preocupada por la falta de compromiso que nota en sus relaciones, pasajeras casi todas. Me ha gustado. Creo que escribes bien, que comunicas muy bien el asunto y que tu relato avanza con una naturalidad pasmosa. Sí, me ha gustado, ¡y bastante!

    Quiero estar atento a tus nuevos escritos. Por eso desde ya comienzo a seguirte en blogger y te incorporo a uno de mis círculos de Google.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Juan Carlos por tu tiempo, por tus comentarios, por quedarte en mi blog.y compartirnos en Google+.
      Hace muy poco que he empezado y me anima e ilusiona mucho que personas con tanta experiencia me hagáis estos comentarios.

      Soy feliz escribiendo y me siento muy bien cuando consigo transmitir algo con mis historias.
      Seguimos en contacto.
      Saluditos y feliz domingo

      Eliminar
  9. El síndrome de Peter Pan tiene a ver con la resistencia a crecer, a asumir responsabilidades. En la época actual cada vez hay más personas que persiguen eso, ser eternamente jóvenes, no asumir responsabilidades, ausencia de compromiso..
    Detrás de sonrisas imperecederas, de unas inmensas ganas de disfrutar de todos los aspectos de la vida, a veces se esconde una inmensa inseguridad y un terrible miedo a la soledad.

    ResponderEliminar
  10. Estupendo relato que trasluce una realidad muy actual de un modo elegante, fluído e inteligente. Lo has descrito a la perfección, hoy ya no hay tiempo para nada que no sea la gratificación inmediata y la falta absoluta de compromiso bajo la bandera de la libertad. Es un nuevo estilo de vida, y todo aquel o aquella que busca algo diferente, sufre esa horrible sensación de que la soledad se le llevará la vida y la ilusión para vivirla porque no encontrará con quien compartir.

    Magnífico el relato y muy necesaria la reflexión. Ha sido un placer leerte, un saludo!!

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias Julia por tus observaciones y por tus amables palabras.
    Sorprende esta sociedad que nos exige que todo sea rápido e inmediato. Quería reflejar la soledad en un mundo lleno de gente, la exigencia de ser perfecto y permanentemente joven. Lo difícil que es ir contra corriente, ser diferente tal y como tu bien dices.
    Me encantará saber tu opinión de los relatos que voy escribiendo.
    Muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  12. Creo que la protagonista, es un fiel reflejo de un montón de personas a las que les ocurre lo mismo, no saber lo que quieren y disfrutar de los momentos son más, sin tener que sacralizarlo todo , sin tener que sentirse culpables....
    Creo quebso unones feliz retozando sin patar con desconocidos o no, para gozar del sexo, me parece estupendo, si es lo que uno desea, ahora, si no es lo que quieres y te engañad....
    También ocurre al revés, personas que buscan la relación ideal, un compañero, y buscando, buscando senolvidan de vivir.
    Con respecto al paso del tiempo, quien no ha pensado alguna vez que daría lo que fuera por tener la piel, o el cuerpo de hace 20 años? Es normal, lo que ocurre, es que no hay que obsesionarse, está bien cuidarse pero con tranquilidad y disfrutando, y perdiendo el contro de vez en cuando, que es la sal de la vida.
    Tu protagonista Conxita no tiene remedio, se pasará la vida buscando sin saber lo que tiene, no la critico, es tan humano.
    Un relato que refleja la realidad, bonito , me gusta mucho tu lenguaje y su uso lleno de alegorías.
    Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Yolanda por tus observaciones.
      Creo que Mónica sufre las consecuencias de una sociedad dónde todo caduca aún antes de estrenar. Una sociedad que persigue la urgencia, la inmediatez, todo es rápido y en las personas también es así. La protagonista tiene los miedos de una mujer a la que asusta la edad y estar sola, en una sociedad que a las mujeres las condena a ser invisibles a partir de cierta edad, por eso ella lucha para no serlo. No se da cuenta que es importante aceptarse y quererse primero ella misma y hasta que no se acepte así, seguirá buscando como tu bien dices Yolanda.
      Un abrazo

      Eliminar

Mil gracias por tu comentario.
Conxita

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... !--Inicio Ley cookies PdB-->