15 de febrero de 2015

Aquí y ahora, mañana está muy lejos.

Foto by Muntsa López
Mientras caminaba hacía la cafetería se sentía raro. 

“Por fin ha llegado el día, por fin.” 

No podía decir que estaba nervioso, pero sí, quizás un tanto inquieto.

Hace mucho que esperaba ese momento. 
Largos meses de palabras, llamadas, Skype, pensamientos, emociones a flor de piel…

Resultaba difícil explicar lo que había pasado, pero… es que había pasado. 
Había leído y escuchado cientos de artículos sobre el tema, películas y libros y todos alertaban del peligro de las relaciones por internet. Se insistía en que era un mundo donde las verdades y las mentiras entretejían líneas muy finas. Se inventaban historias, personajes, relaciones y hasta vidas que no existían. Fantasías y realidades. Perversiones y monstruos que, agazapados tras el anonimato o tras un avatar inventado, esperaban a inocentes que caían en sus manos.
Todo en la red podía ser mentira. Nada era casual ni inocente. Las personas mostraban su mejor cara y escondían su peor lado. Una foto no reflejaba el alma ni quizá los cientos de selfies que antes se habían intentado.  Todo en aras de mostrar ese aire casual, desenfadado, de una foto improvisada. Cada palabra espontánea, seguramente lo era todo menos dicha por casualidad. 
Era necesario desconfiar de lo desconocido. Era necesario no creer pero él creía.

Todo eso lo sabía. Sabía de lo oscuro que podía ser todo, pero… cuándo conocer, impide caer. Nada de lo que sabía, lo había preparado para colgarse perdidamente, para enamorarse como un niño, por internet.

“Linda”. Ese era el nombre por el que la había conocido. Detrás de Linda, estaba Ana María Vega. Una mujer mucho más normal de lo que le había parecido en los primeros contactos. Sus primeras veces había creído que era perfecta, tenía todo lo que él deseaba. Dulce, sexy y muy cariñosa y por supuesto, lejos de sus posibilidades. Ahora, después de enamorarse de ella, aún le parecía más maravillosa y mucho más lejana.
Ella era la responsable de horas y horas de charlas delante de un ordenador. De sus desvelos, de sus noches sin sueño. De no tener vida social, de solo pensar en volver a casa y chatear con ella. Todo eso, era ella.

Y hoy, por fin ella había decidido acceder a conocerse.


Mario sentía miedo. Temía decepcionarla, que viera a ese pobre ser insignificante que era él. Como explicarle a esa mujer perfecta, sus días de soledad, su tristeza, la imagen que de él tenían las otras personas y él de ellos, su rechazo y desprecio por el ser humano hasta que la había conocido, hacía ya unos meses.

Había sido un encuentro casual en un chat para amantes de la música clásica. Habían conectado,  intercambiaron críticas, opiniones y espacio con el resto, hasta que decidieron aislarse del grupo y empezar a comunicarse ellos dos. Había sido una aproximación lenta, muy cautelosa, por parte de ambos. Se tanteaban, apenas se daban información personal. Todo era muy cuidadoso, con miedo a no lastimarse. Cada dato, era atesorado con afán para empezar a dibujar a la persona que estaba al otro lado del ordenador. Con cuidado para no asustarse mutuamente.

Linda, perdón, Ana María-  Pablo aún se hacía un lío con los nombres - se acababa de separar. Le costó meses conseguir esa información. No tenía hijos. Se sentía muy sola, eso aún no se lo había dicho, pero era evidente que era un alma solitaria como él mismo. 
Poco a poco habían vencido los recelos y se habían ido sincerando o no. Ese era el misterio, aquello que se contaban ¿era realmente cierto? Para Mario sí. Desconocía si ella era quién decía ser. Ella le repetía que por fin había encontrado a un hombre que sabía escuchar. Él, a su vez, la sentía cercana, cálida y cariñosa, que no lo juzgaba por su apariencia y sí por su alma. 
Él se sentía bien con ella. Ella se sentía bien con él.

Mario sabía de sus miedos. La sentía muy sola. Él también lo estaba, pero para él ya no era tan difícil. ¡Hacía tantos años que estaba solo! Nunca se había sentido demasiado bien con la gente ni entre la gente. Su apariencia, con frecuencia, le cerraba puertas. Sobre todo cuando era jovencito, inseguro y buscaba la aprobación de los otros. No la encontró y se acostumbró a no depender de los demás ni a sentirse querido. Ahora ya no necesitaba a los iguales.  Desgarbado y seguramente, pasado de peso, ya no se preocupaba de eso. O sí, hoy había pasado bastante rato delante del espejo deseando con todas sus fuerzas ser guapo, estar más delgado y que ella lo encontrara atractivo.

Su historia se había construido lenta. Se habían convertido en inseparables a pesar de la distancia y de no conocerse físicamente. Pero, ese mundo mágico que habían construido tenía miedos, muchos miedos. Tenían terror de romperlo. 

Un encuentro podía ser tan mágico como catastrófico.
Linda-Ana María no sabía que preferir, si la soledad acompañada o la compañía física por unos instantes y después la soledad mucho más solitaria. Mario sentía su mismo miedo. A veces con la boca muy pequeña, le decía que deberían conocerse, pero no insistía en exceso. Estaban bien. Se tenían. Mario temía que ella cuando lo conociera, no quisiera seguir en contacto con él. ¿Y si volvía la soledad? Sentía terror, pero no lo confesaba.

Y así seguían, día a día compartiendo y aparentemente conociéndose. Acercándose y alejándose. A ratos con risas, a ratos con silencios y hasta alguna lagrimilla se les escapaba al darse cuenta ambos que estaban presos de sus fantasmas. Dos almas solitarias que sentían miedo de encontrarse por si se perdían.

El andar los iba llevando a ese momento que deseaban y temían. Y hacían amagos de valentía para desaparecer escondidos, como chiquillos debajo de las sabanas hasta que pasara la tormenta. Y volvían y se buscaban y se escondían. Y se amaban y se temían y así en ese vaivén de sentimientos les iba pasando su vida.

Mario se estremecía ante cada mención de Linda-Ana María de verlo, de que ya iba siendo tiempo de verse. Lo deseaba tanto. Ella era tan dulce, su voz era un suave murmullo que lo tranquilizaba y hacía que sus días fueran mejores. Lo temía tanto.

Ella empezó a desear verlo, le comentaba cuanto ansiaba que la abrazara y aprender a estar juntos. 
“Si ya estamos juntos mi niña”- le repetía Mario y así lo sentía. Ella era su vida. No había nada más que ella y ese rato que cada día a la misma hora pasaban juntos. Esa era su vida.
Pero Linda-Ana María deseaba más, ahora deseaba unos brazos que la envolvieran y la seguridad de su mirada. Y le prometía que se verían, para a los cinco minutos volverlo loco porque ya había cambiado de opinión y ya no se verían. Y él no se enfadaba porque sentía tanto miedo como ella.

¡Hoy por fin iban a verse! Esperaba que fuera la definitiva. Ella había anulado la cita hasta en 5 ocasiones. No le daba motivos, no ponía excusas, simplemente le decía que no podía. Y Mario la entendía. Él sentía su mismo temor por si eso tan bello se acababa. Se acumulaban las preguntas ¿era necesario verse? ¿Conocerse? ¿Y si lo estropeaban? Callaban sus miedos y los perdonaban. Y seguían queriéndose en la distancia.

Aquel día parecía distinto.  De nuevo, era ella la que había insistido en que no podía esperar más a conocerlo, que esa vez no habría excusas ni marcha atrás, que se conocerían y no habría engaños ni desengaños.

Pablo sabía que sería. Y ahora, sentado en la cafetería frente a un café que no tomaba, sus ojos se movían inquietos buscando arriba y abajo, de un lado a otro a la desconocida a la que tanto amaba.

¡La puerta! Sus ojos ansiosos hacía allí se dirigían.  ¡Ventanal! Su mirada  seguía el recorrido de aquellos que se acercaban. De nuevo, la puerta. Nada.
El reloj, marcaba la hora en la que habían quedado. Ahora miraba su móvil. No había mensajes. Removía el café. Clin-clin, la cucharilla resonaba estrepitosa. Ahora son los taconeos de la mujer de la mesa del al lado que lo enervan. Voces estridentes un poquito más lejos. Sus sentidos nerviosos y alterados lo aumentan todo.

De nuevo el reloj, de nuevo la puerta, de nuevo el móvil.

“¿Dónde estás Ana María?”

Se da cuenta de que ya ha olvidado a Linda y ahora piensa en ella como quién es, Ana María. Su móvil suena. Un mensaje. 
Mario cierra los ojos asustado. Decepcionado. Pensaba que esta vez sería distinto. Siente ganas de llorar. Le tiemblan las manos, no consigue desbloquearlo. Lo vuelve a intentar. Lento, lo mira.

-          “¿Estás seguro de que nos veamos? ¿Y si nos perdemos?”

Aún hay esperanza, aún no está todo perdido. Mario quiere decirle que no se van a perder porque se tienen, porque se conocen y sus miedos los acercan. 

Ella sigue escribiendo.

-          “Aún no estoy contigo y ya siento que te estoy perdiendo porque mañana no estarás. Duele.”
   
   Mario la entiende. Cómo explicar ese sentimiento, no disfrutar del momento presente por estar anticipando el miedo a perderlo. Absurda contradicción. Siente su mismo temor, pero quiere arriesgarse. No sabe cómo convencerla y quiere convencerla. Se han conocido en el miedo y en la soledad, se necesitan más como amigos que como amantes. No concibe la vida sin ella, porque sus días son de ellos.

Se prepara para perderla.

Nuevo mensaje. Mario siente terror. Tiembla mientras intenta enfocar su mirada para leer el maldito whatsapp.
 “Gírate”
Lento,  los segundos se hacen eternos. 
Mario ve a una mujer, con los ojos llenos de lágrimas, caminando temerosa hacía él. Se levanta y con un suspiro enorme, la abraza.
"Hoy".

                                                                                                                            Conxita
                                                                                                               
                                                           Safe creative 150215325778    Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0

12 comentarios :

  1. "El pasado pasó y el futuro es intangible hasta hacerse presente" El presente es lo que tenemos. ¡Hoy! es lo único que vivimos.
    De nuevo presiento entre tus lineas escritas el miedo. El miedo del adulto, el peor de todos : la soledad, el no ser aceptados por alguien en quien hemos volcado nuestras esperanzas y expectativas de amar y ser amados.
    Todo un relato de encuentro y temor...Menos mal que acaba bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco,
    Siempre es un placer leer tus comentarios.
    Estoy totalmente de acuerdo con tus palabras. El pasado pasó, nada puedes hacer y el futuro es eso futuro e irreal. Y sabiéndolo, cómo es que con mucha más frecuencia de la deseable, nos recreamos ene l pasado, ideamos y planificamos un futuro. mientras se nos pasa la vida haciendo todo eso. Aqui y ahora, vivir el momento y disfrutar intensamente de cada cosa que hacemos.

    Soledad y miedo están presentes en esta historia. Ana Maria y Mario tienen tanto miedo de perderse en ese futuro que no saben, que casi se pierden el presente. Afortunados ellos que se dan cuenta a tiempo.

    Disfrutar de la vida, vivirla intensamente y dejar el mañana que sigue siendo demasiado lejos!!

    Que tengas un buen dia y mejor semana.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Aquí está de nuevo tu crítico y comentarista favorito. Esta vez para dejarte un premio por la labor realizada.
    A mi me lo concedieron y yo lo comparto.
    Puedes recogerlo si quieres en:http://abrazodelibro.blogspot.com.es/
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias Francisco, sobre todo por leer mis historias y animarme a seguir escribiendo. Es un placer siempre recibir tus visitas y comentarios.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Precioso relato, Conxita. Refleja una realidad actual de un modo muy tierno, muy desde el punto de vista de los protagonistas. Yo, a pesar de las muchas cosas negativas que se dicen acerca de conocer personas por internet, creo que inclino la balanza hacia el lado positivo. Por eso sé que esta historia tuya acabará muy bien :)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Julia. Internet, tiene muchos "claroscuros", quizá como el propio ser humano, Podemos encontrar lo mejor y lo peor. Creo como tu, que para muchas almas solitarias está siendo un buen lugar donde encontrarse y donde la palabra también recupera su espacio.
    Muchas gracias por pasarte y comentar.
    Saludos soleados de domingo

    ResponderEliminar
  7. Buen relato Conxita.
    Veo dos personas que no quieren estar solas, con mucho miedo a ser felices, que deciden dar un paso adelante.
    Espero que las lágrimas de Ana auguren un "happy end".
    Tratándose de adultos, conocerse por Internet no creo que sea más peligroso que conocerse en un autobús camino de los Alpes.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras José María.

      La diferencia entre conocerse por internet y como tu dices "de camino a los Alpes" es la posibilidad de ver al otro y de que sea,al menos, de momento, quién dice ser. Sé que eso también es muy relativo y que no conocemos a las personas a pesar de tenerlas enfrente.

      Desgraciadamente el mundo virtual tiene muchos claros y oscuros, hay personas que abusan de la inocencia y de la soledad para mentir y engañar por internet,no es el caso de Mario y Ana María, dos almas solitarias que se encuentran.

      Un placer recuperar tus comentarios.

      Saludos desde Barcelona y hasta prontito.

      Eliminar
  8. Siempre he pensado que el encuentro entre adultos en internet no es demasiado diferente que en la barra del bareto de la esquina.
    En los dos casos hay que saber filtrar la parte de intentarserlomasguaydeluniverso y ver.

    Cuando encuentras afinidad aumentan las ganas de saber mas. Cuando sabes mas aparecen las ganas de conocer. Y cuando conoces se abre una puerta que puede ser de entrada o de salida.
    Y eso pasa ante la pantalla o en la barra del bar.

    Yo soy bruto, de los de quemar etapas. Mejor conocer pronto y así saber que.
    Hay afinidad; tiempo ganado.
    Era todo un espejismo; tiempo ganado.

    Me ha gustado tu relato. Las dudas del encuentro. El miedo a que el verse sea mas una despedida que un hola. Y ese esperanzador abrazo final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guille,
      Para mi no es exactamente igual conocerse en persona que por internet, por lo que tu dices, hay mucha gente que juega a engañar, a ser los más mejores como tu bien dices y puede ser difícil dilucidar dónde está la parte real y la que es inventada.
      Con frecuencia se oyen historias de engaños, claro que tendría que ser lo mismo, pero las personas no siempre somos honestas y de nuevo, parece que las nuevas tecnologías facilitan que eso se haga.
      Pero eso son los agujeros negros de internet, también se conoce a gente fantástica con la que puedes charlar, intercanviar opiniones, reflexiones, risas, conocimientos, apoyos y a los que acabas considerando amigos aunque no los conozcas.
      Tu filosofía de quemar etapas pues muy útil, tiene la ventaja de que no pierdes el tiempo nunca, y eso siempre es positivo. Pero tienes que saber "conocer" y a veces...uno en eso no es infalible, también se equivoca y personas que creías valían la pena...al final salen ranas.

      Me alegra que te haya gustado el relato. El abrazo final...por supuesto es esperanzador, siempre espero lo mejor de los otros.

      Voy a leerte, a ver qué aprendo...

      Eliminar
    2. En persona, en los principios, también se muestra una parte edulcorada de uno mismo. También se puede mentir sobre el trabajo, lo vivido, el estado civil...

      Solo hay que desarrollar unos matices que nos descubran como es la persona que esta al otro lado de la pantalla. Y nunca olvidar que si se ha mentido en algo importante (como la propia imagen) lo mejor es no fiarse.

      Internet tiene la ventaja que se entra mas por lo que se lee que por la apariencia exterior. Y eso me gusta.

      No es no perder el tiempo, es ganarlo. Si quién está enfrente vale la pena cuanto antes se abran puertas mejor.
      Y si, creo que para pasar mis radares hay que valer. Lo que no se es cuantos radares pasaría yo, jejejejejeje

      Eliminar
    3. Me ha gustado...eso de ganar el tiempo. Es cierto...

      Eliminar

Mil gracias por tu comentario.
Conxita

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... !--Inicio Ley cookies PdB-->